Bizkaia

Las ikastolas implantan el modelo finlandés contra el bullying

Educación espera remitir a centros el nuevo Protocolo de actuación ante situaciones de acoso escolar a finales de enero

Un total 18.419 alumnos y alumnas de Educación Primaria de ikastolas de Euskadi y Navarra han comenzado a tomar parte en el programa Kiva, el más reconocido y eficaz en el mundo en la lucha contra el acoso escolar. El programa,  desarrollado por la Universidad finlandesa de Turku, se ha implantado en 52 ikastolas de Euskadi y Navarra pertenecientes a la red concertada y agrupadas en Ikastolen Elkartea . El objetivo es que todas las ikastolas pongan en marcha este programa en los próximos cursos.

Kiva implica a toda la comunidad de la ikastola, tanto a alumnos y docentes como al resto de los trabajadores y padres y madres. “Hacer frente al acoso escolar es una tarea de todos“, apuntan los responsables de Ikastolen Elkarte. “El objetivo no es solo reducir el acoso escolar, sino conseguir que no se den más casos de bullying“.

En finlandés coloquial, Kiva se usa para describir algo agradable y, al mismo tiempo, es el acrónimo de Kiusaamista Vastaan (contra el acoso escolar). Después de triunfar en el país nórdico la iniciativa se ha exportado a más de una decena de países. En esencia, los estudiantes asisten en tres etapas de su vida escolar —a los siete, los 10 y 13 años de edad— a una veintena de clases en las que aprenden a reconocer el acoso y donde realizan ejercicios para mejorar la convivencia.

En cada centro que adopta Kiva hay un equipo de profesores que son los que actúan en caso de denunciarse un caso, pero son todos los docentes los que están atentos a posibles conflictos y los que avisan al equipo Kiva para que intervenga. En cada colegio hay un equipo Kiva, que se ponen a trabajar en cuanto tienen conocimiento de un caso de acoso escolar o ciberbullying en el centro. En primer lugar, actúan como filtro, para reconocer si se trata de un acoso sistemático o algo puntual. Después se reúnen con la víctima para dale apoyo, ayudarla y tranquilizarla. También hablan con los acosadores para que sean conscientes de sus acciones y las cambien.

El equipo Kiva se compone de maestros que el propio director suele elegir teniendo en cuenta su perfil en temas relacionados con la violencia escolar o estudios de comportamiento de grupos, entre otras disciplinas. El trabajo de los docentes es a su vez seguido por los investigadores de la Universidad de Turku, que mediante encuestas periódicas observa la implementación y el resultado del programa.

A diferencia de otros modelos que se centran exclusivamente en la víctima y el acosador, Kiva hace hincapié en el grupo, donde están el resto de personas que no acosan. “No hay que cambiar la actitud de la víctima, para que sea más extrovertida o menos tímida, sino influir en los testigos. Si se consigue que no participen en el acoso, eso hace cambiar la actitud del acosador. El objetivo es concienciar de lo importante de las acciones del grupo y empatizar, defender y apoyar a la víctima”, recalcan los especialistas.

Normalmente se piensa que las tasas más altas de bullying se dan en la adolescencia o en el instituto. Pero los datos demuestran que la probabilidad más alta se da en 5º y 6º de Primaria, cuando los niños tienen entre 10 y 13 años.  Según algunos estudios, el 38,5% de los alumnos de Primaria y el 24% de los de Secundaria creen que los profesores sí que castigan los malos comportamientos. Pero el 8,5% de Primaria y el 29,1% de Secundaria creen que los profesores tienen una actitud pasiva y que no hacen nada ante un caso de acoso.

Via eldiarionorte.es

To Top