Actualidad

El Parlamento Vasco se defiende de los piratas informáticos

El Parlamento Vasco invertirá un máximo de 205.900 euros en reforzar su “equipamiento de seguridad perimetral” ante la “necesidad de adaptación a nuevas demandas en el ámbito de seguridad”, según acordó la Mesa justo antes de las vacaciones de Navidad. Pero no, no se trata de nuevas cámaras de videovigilancia alrededor de las instalaciones de la Cámara en Vitoria o de dotar con más medios a la Ertzaintza. Lo que se persigue es apuntalar el “cortafuegos” de la institución en el plano informático para evitar intrusiones desde el exterior y blindar un sistema informático que acoge comunicaciones de alto nivel y miles de documentos oficiales.

El asunto no es baladí. El pasado verano salió a la luz una estadística que desvelaba que Euskadi sufre 2.400 ataques informáticos diarios, lo que la sitúa como la séptima comunidad autónoma con mayores problemas de seguridad en Internet. En la diana de los ‘hackers’, sobre todo, se hallan las empresas.

Explican los expertos informáticos del Parlamento en el pliego de cláusulas técnicas del contrato que la finalidad de esta inversión es la “adaptación” de la red informática del legislativo al Esquema Nacional de Seguridad (ENS) de 2010, es decir, establecer “varios niveles de cortafuegos” o ‘firewall’ que permitan “elevar el nivel de seguridad bien por establecer filtrados o protecciones adicionales o por contribuir a la monitorización y detección temprana de posibles amenazas”. El actual ‘firewall’ del Parlamento, de dos niveles (Internet e Intranet), “en breve llegará al fin de su ciclo de vida”.

No hay muchos más detalles sobre qué se hará o qué problemas ha sufrido el Parlamento en este terreno. De hecho, se exige a las empresas que participen en el concurso que “se comprometan a dar un trato reservado y confidencial a toda la información” a la que accedan fruto de su trabajo para el Parlamento.

La nueva “seguridad perimetral” virtual de la Cámara permitirá “controlar el tráfico que se recibe y se envía a Internet” desde los equipos de la casa de una manera más eficaz. Por ejemplo, se permitirá tener “una visión en tiempo real del estado del sistema” y rescatar durante todo un año los llamados ‘logs’ o rastros de “tráfico, usuarios y eventos” para hacer consultas e investigaciones en caso de detectar algún tipo de anomalía.

El Parlamento exige al adjudicatario del contrato que ofrezca durante tres años un soporte en el que deberá atender las incidencias de “prioridad 1”, aquellas que supongan la pérdida del servicio informático, en un “máximo” de “dos horas laborables”.

Via eldiarionorte.es

To Top