Actualidad

Se acerca el idilio PNV – PP

La vicepresidenta apela en Euskadi al diálogo y al acuerdo sin imposiciones
De Andrés, Sáenz de Santamaría y Urquijo, hojean un gran ejemplar de la Constitución EFE

Los Gobiernos central y vasco han iniciado este lunes de manera distendida, hasta con un ‘lunch’, una semana crucial en sus relaciones políticas, una semana que deberá terminar con un acuerdo bilateral en torno a la aplicación de la Ley Municipal (en todo lo relativo a las consultas populares y al uso del euskara) y de la Ley de Adicciones (que regula el consumo de cannabis). La cordialidad y los contactos formales informales han tenido lugar en Vitoria, en el marco de la toma de posesión de Javier de Andrés como nuevo delegado del Gobierno de España en el País Vasco en sustitución de Carlos Urquijo, al que parece que se le buscará acomodo “cerca” del Ejecutivo. Aunque también el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha confirmado que el presidente, Mariano Rajoy, le ha mostrado su disposición a mantener una reunión.

En el acto de Vitoria, todos los focos han perseguido a la vicepresidenta y responsable de política territorial, Soraya Sáez de Santamaría, y a su homólogo vasco, Josu Erkoreka. Ya antes, por la mañana, ambos habían mantenido una reunión, la de dos antiguos compañeros en el Congreso de los Diputados. “Ambos han constatado que la negociación va por el buen camino y que contemplan que es posible la retirada del recurso en el Tribunal Constitucional por parte del Gobierno español antes de que venza el plazo”, han indicado fuentes autonómicas respecto a la Ley Municipal.

La toma de posesión ha seguido esa misma tónica de mano tendido. Se ha iniciado con una breve alocución de De Andrés, que ha alternado pasajes en euskara e incluso ha prometido el cargo también en lengua vasca.

“Colaboración”, “suma” y “acuerdo entre fuerzas políticas muy distintas” han sido algunas de las credenciales que ha querido presentar el nuevo “coordinador” del Ejecutivo de Mariano Rajoy en sus relaciones con la Administración vasca.

“Es una tarea apasionante a la que estoy entregado con la mayor ilusión”, ha añadido apelando incluso a sus acuerdos con las Diputaciones de EH Bildu y PNV cuando él era diputado general de Álava con el PP y en el Gobierno vasco estaba el PSE-EE. También ha hecho una referencia al apartado de la Constitución al que se agarra el PNV para reclamar un nuevo estatus para Euskadi, la disposición que reconoce los “derechos históricos” vascos. Un ejemplar de la ‘carta magna’ de tamaño XXL ha presidido el acto.

De Andrés, en todo momento muy sonriente en contraste con la seriedad de Urquijo, ha tenido que hacer un complicado equilibrio entre la voluntad de ‘deshielo’ y el legado de más de un millar de recursos judiciales que ha interpuesto su predecesor y que están en el origen de las complicadas relaciones entre el PP y el PNV que ahora toca destensar. Por ello, al mismo tiempo que tendía su mano, dejaba claro también que la coletilla de “guardar y hacer guardar la Constitución” no es sólo un formalismo del juramento. “Nadie que actúe con lealtad a las leyes puede ver como problema la demanda de su cumplimiento”, ha remarcado para añadir que quien genera “conflicto” no es quien recurre ante los tribunales, sino quien “vulnera” el ordenamiento jurídico.

Tras estas palabras ha intervenido la vicepresidenta. Sáez de Santamaría, que ha saludado efusivamente desde el estrado a Alfonso Alonso dando a entender el importante papel del presidente del PP vasco y exministro en el nombramiento, ha justificado la designación de De Andrés porque es un comunicador (es periodista de formación) y porque es “firme” en los principios y “amable” y dialogante en las formas. Además, ha repetido varias veces la importancia de la “vocación foral” del nuevo delegado, en un nuevo guiño a las singularidades vascas y en puertas de una negociación en torno al Cupo y al Concierto Económico.

Para la vicepresidenta, a la que Erkoreka escuchaba atentamente rodeado de uniformes de la Policía Nacional, la Guardia Civil y el Ejército, son tiempos de “corresponsabilidad” y de “lealtad” y ha dicho que “el Gobierno de España es también el Gobierno de los vascos”. “No hay que ver en el otro el origen de los problemas, sino un interlocutor”, ha dicho la ‘número dos’ de Mariano Rajoy, que ha tenido un despiste y ha señalado erróneamente que el anterior cargo de De Andrés fue el de presidente de las Juntas Generales de Álava.

Erkoreka no ha tomado la palabra, pero de manera informal su entorno ha reconocido a los muchos periodistas presentes en el acto que con estos mensajes no se entendería otra posibilidad que el acuerdo entre ambos Gobiernos. Mañana, en su rueda de prensa semanal como portavoz del Ejecutivo autonómico, ofrecerá una valoración más amplia.

La primera prueba de fuego llegará esta misma semana. Varios puntos de la Ley Municipal y de la Ley de Adicciones podrán ser acordados y se evitaría así que el litigio acabara en el Tribunal Constitucional. No es algo desconocido, ya que este tipo de pactos llegaron incluso con la mayoría absoluta de Rajoy, como es el caso de la Ley de Acción Exterior. Menos avanzadas están las conversaciones en torno a la Ley de Vivienda y a la Ley de Víctimas de violencia policial, cuyo plazo de negociación expira en primavera. En el aire están también las OPE de la Ertzaintza, aunque a lo largo de 2017 se podrían alcanzar también salidas intermedias para evitar que decenas de ertzainas se queden sin plazas.

La vicepresidenta, a su llegada
La vicepresidenta, a su llegada

Erkoreka, que ha estado acompañado del consejero socialista Iñaki Arriola (el PSE-EE ha enviado a una nutrida representación al acto), ha departido en un corrillo con De Andrés y con Sáez de Santamaría durante unos minutos ante las cámaras de televisión. El encuentro se ha repetido después ya sin la presión mediática y de manera mucho más distendida. El consejero vasco, asimismo, ha tenido la oportunidad de conversar con la responsable de la Abogacía del Estado en Euskadi, Macarena Olona, de quien dependen muchos de los recursos en trámite. Erkoreka ha sido uno de los últimos en marcharse del ‘lunch’ que ha seguido a la toma de posesión.

“Especializarse en terrorismo internacional”

La jornada ha servido también para conocer las primeras pinceladas en torno a los planes de De Andrés para su mandato. El nuevo delegado, arropado por su partido, ha mostrado su deseo de “dar cuenta de los servicios” del Estado en Euskadi más allá de la seguridad. Ha dicho que bajo su cargo estarán 11.000 funcionarios, 7.000 de los cuales no son policías.

En todo caso, ha aludido también al terrorismo de ETA. Lo ha hecho para agradecer el trabajo de Policía Nacional y Guardia Civil y para poner en valor a las víctimas. Ha avisado de que no permitirá el enaltecimiento del terrorismo, “principalmente en el ámbito local”. En todo caso, ha indicado que uno de los retos del Gobierno es “especializarse” en la lucha contra el “terrorismo internacional”, contra la amenaza yihadista.

Via eldiarionorte.es

To Top