19 de junio de 2024 | 12:30

Actualidad

56% de españoles no creen en la independencia judicial

María José Gonzalez

9 de junio de 2023 | 11:00 am

Jueces: una de cada cuatro es mujer, en la UE son tres de cada cuatro

Desde unos años a esta parte, la Justicia Española se encuentra en una posición incómoda. Un reciente informe de la Unión Europea reveló que un 56% de los españoles califican la independencia de sus tribunales y jueces como muy mala o bastante mala. Este dato sitúa a España entre los países europeos con peor percepción de su sistema judicial, sólo por delante de Eslovaquia, Bulgaria, Croacia y Polonia.

Detrás de las Cifras: ¿Por qué la Desconfianza?

Las razones que se esconden detrás de esta desconfianza son múltiples y complejas. Según los encuestados, la percepción de «interferencia o presión» por parte de los gobiernos y la clase política es la más citada, con un 46,2%. Un 41,2% de los encuestados también señaló presiones de «intereses económicos o de otro tipo» como una fuente de duda sobre la independencia de la judicatura. Y no sólo eso, un 33,8% argumentó que el «estatus y posición» de los magistrados no garantiza suficientemente su independencia.

El Dilema de los Jueces: ¿Cuántos son Suficientes?

La investigación también pone de relieve un problema crónico: la falta de jueces en España. Desde 2012, España ha mantenido una tasa de 11 jueces por cada 100.000 habitantes, la quinta peor de la Unión Europea. Por contraste, con 304 abogados por cada 100.000 habitantes, España es el sexto país de la Unión Europea con mayor proporción de letrados según su población.

Una Cuestión de Género: Las Mujeres en la Justicia

El informe también destaca la disparidad de género en la Justicia española. En el Tribunal Supremo, las magistradas sólo representan el 22,4% de los jueces, la quinta tasa más baja de la UE. Comparativamente, países como Rumanía, Bulgaria o Luxemburgo tienen tasas superiores al 75%.

Una Luz al Final del Túnel

No todo es pesimismo. A pesar de la percepción negativa, el informe revela que España logró en 2021 finalizar más casos pendientes que los que recibió nuevos, algo que no había conseguido en 2019 y 2020.

Estas cifras revelan una realidad compleja y contradictoria. Por un lado, la desconfianza ciudadana hacia el sistema judicial es palpable. Por otro, existe un trabajo sostenido que, poco a poco, parece estar dando frutos. El desafío para España será encontrar un equilibrio entre la percepción pública y el funcionamiento de su sistema judicial. Un equilibrio que garantice la confianza, elemento esencial para el correcto funcionamiento de cualquier democracia.

Este camino hacia la confianza, sin embargo, no es tarea fácil. Pero como apunta el informe, parece que el sistema judicial español está dando los primeros pasos en la dirección correcta.

Más noticias