21 de junio de 2024 | 6:55

Actualidad

Así preparó Feijóo a la ultraderecha antes de liderar al PP en Madrid

Jesús Carames

1 de abril de 2023 | 1:52 pm

Alberto Núñez Feijóo, el ex presidente de la Xunta de Galicia, se encuentra en el ojo del huracán tras las acusaciones de haber adjudicado a dedo 50.000 euros de fondos públicos a la empresa de comunicación del ultraderechista Javier Negre. Estas denuncias llegan días después de que Feijóo fuera nombrado presidente del Partido Popular y anunciara su renuncia al Ejecutivo autonómico gallego.

Adjudicaciones a dedo y contratos menores

El diputado autonómico del PSOE, Pablo Arangüena, ha denunciado que la Xunta de Galicia, bajo el mandato de Feijóo, adjudicó estos fondos mediante tres contratos menores, de forma que no sobrepasaran el máximo legal que habría impedido su concesión sin concurso público.

La Xunta ya había destinado 1,2 millones de euros a varios medios estatales y dos millones a medios gallegos cuando Feijóo presidía el PP y había anunciado su intención de abandonar Galicia.

Un objetivo propagandístico y político

Según las denuncias, el objetivo de Feijóo era ganarse el trato favorable del canal ultra de Negre, condenado por difundir información falsa, y de otros medios afines a la ultraderecha. De esta manera, Feijóo buscaba el apoyo de Vox y de la parte más ultraderechista del PP. Arangüena denuncia que Feijóo financió a medios afines para recibir un trato favorable justo antes de trasladarse a Madrid.

Las tres adjudicaciones se realizaron a través de fondos de la Axencia Turismo de Galicia, la misma entidad pública de la Xunta que financió las ayudas a otros medios estatales con sede en Madrid. Los tres contratos, incluido el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), suman 50.000 euros.

El truco de las facturas y la ley de contratación pública

Para evitar levantar sospechas antes de abandonar Galicia, Feijóo habría recurrido a un truco en las facturas. Sin IVA, los tres contratos estaban por debajo de los 15.000 euros, lo que permitía declararlos como contratos menores, adjudicables a dedo y sin necesidad de cumplir los requisitos de concurrencia, publicidad y control establecidos en la ley de contratación pública.

La primera de las adjudicaciones, con un valor de 14.871 euros más IVA, tiene fecha del 8 de abril de 2022. Resulta curioso que esto ocurrió seis días después de que Feijóo anunciara su candidatura a la presidencia del Partido Popular tras la dimisión de Pablo Casado. Desde ese momento, Negre comenzó a hablar favorablemente de Feijóo, al mismo tiempo que criticaba duramente a otros miembros del PP, como Abel Caballero, al que acusaba de ser un «alcalde chavista».

El impacto en la imagen de Feijóo y el Partido Popular

Este último escándalo supone un duro golpe para la imagen de Alberto Núñez Feijóo y el Partido Popular, justo cuando Feijóo asume el liderazgo del partido y busca reforzar su posición en Madrid. Las denuncias de corrupción y malversación de fondos públicos para fines propagandísticos y políticos podrían generar desconfianza entre la ciudadanía y dificultar los esfuerzos del PP por recuperarse tras la dimisión de Pablo Casado.

La oposición no ha tardado en aprovechar este escándalo para arremeter contra Feijóo y el Partido Popular. Se espera que en los próximos días se intensifiquen las críticas y se exijan explicaciones sobre las adjudicaciones a dedo y el uso de fondos públicos para fines personales y políticos.

En este contexto, será clave cómo maneje Feijóo y el PP la situación. Deberán enfrentarse a las acusaciones y dar explicaciones convincentes, mientras intentan mantener la confianza de sus votantes y afiliados. Este nuevo escándalo pondrá a prueba la capacidad de liderazgo de Feijóo en el Partido Popular y su habilidad para superar crisis y retos.

El futuro de Feijóo y el Partido Popular

A pesar de este nuevo escándalo, el futuro de Feijóo como líder del PP y sus aspiraciones políticas en Madrid dependerán en gran medida de su capacidad para gestionar la crisis y ofrecer respuestas satisfactorias a las acusaciones. Si consigue superar este obstáculo, podría consolidarse como una figura clave dentro del partido y, eventualmente, aspirar a altos cargos en el ámbito nacional.

Sin embargo, si el escándalo se agrava y la presión de la oposición y la opinión pública aumenta, Feijóo podría verse obligado a dar un paso atrás en sus aspiraciones y centrarse en limpiar su imagen y la del Partido Popular.

En cualquier caso, este nuevo episodio pone de manifiesto la necesidad de una mayor transparencia y control en la adjudicación de fondos públicos, así como de una mayor responsabilidad por parte de los políticos y los partidos en su relación con los medios de comunicación y la gestión de sus recursos.

Más noticias