22 de mayo de 2024 | 4:37

Actualidad

Avión de combate con IA supera a tripulación humana

María José Gonzalez

19 de abril de 2024 | 5:30 pm

La reciente prueba realizada por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA), en la que se enfrentaron en combate aéreo un avión pilotado por inteligencia artificial (IA) y un piloto humano, marca un hito significativo en la automatización de maniobras de combate cercano y la aviación de combate en general.

Utilizando un Lockheed Martin F-16D modificado, conocido como X-62A VISTA, DARPA desafió a un algoritmo de IA a participar en combates aéreos dentro del rango visual (WVR, por sus siglas en inglés) contra un piloto humano en otro F-16. Los detalles revelados por DARPA el 17 de abril indican que estas pruebas, realizadas en 2023, son las primeras en las que un sistema de IA y un humano compiten directamente en combate aéreo WVR.

El evento fue descrito por el secretario de la Fuerza Aérea de los EE. UU., Frank Kendall, como un “momento transformador”. Kendall destacó que la capacidad de realizar combate aéreo autónomo ha sido una visión durante décadas, pero hasta ahora, había permanecido como un sueño distante.

En 2022, el X-62A, empleado para desarrollar y probar tecnologías de vuelo autónomas, registró más de 17 horas de vuelo en pruebas realizadas en la Base de la Fuerza Aérea Edwards en California. Estas pruebas prepararon el escenario para el ejercicio de combate aéreo autónomo realizado menos de un año después.

Los aviones de combate autónomos ya son una realidad

El equipo de Evolución del Combate Aéreo (ACE) de DARPA llevó a cabo 21 vuelos de prueba entre diciembre de 2022 y septiembre de 2023, durante los cuales se hicieron modificaciones a más de 100,000 líneas de software crítico para el vuelo, reflejando un ritmo de desarrollo sin precedentes. El trabajo incluyó el desarrollo de nuevos métodos de aprendizaje automático para entrenar y probar el agente de IA en una serie de parámetros, incluyendo la protección del sobre de vuelo, la evasión de colisiones aéreas y terrestres, y las reglas de entrenamiento de combate.

Para garantizar la seguridad, el X-62A llevaba dos pilotos humanos capacitados para desactivar la IA si era necesario; sin embargo, esta medida de seguridad no se requirió en ningún momento durante los combates.

El desarrollo de jets autónomos, conocidos dentro de la USAF como aviones de combate colaborativos (CCA), se ha convertido en una iniciativa clave para Kendall. La Fuerza Aérea seleccionó en enero a cinco fabricantes para desarrollar los primeros prototipos de CCA.

Empresas como Boeing y Kratos ya tienen jets autónomos capaces de vuelo que están siendo evaluados. General Atomics Aeronautical Systems también anunció recientemente un jet pilotado a distancia, con potencial para incorporar autonomía futura.

Este ejercicio de combate aéreo con el X-62A es parte del esfuerzo de desarrollo de CCA, proporcionando una plataforma para probar y mejorar el software de control de vuelo autónomo.

DARPA señala que el combate aéreo requiere un agente de autonomía más potente y flexible que el necesario para tareas de vuelo más predecibles, como los aterrizajes en portaaviones.

Más noticias