15 de julio de 2024 | 4:34

Actualidad

Benny Gantz abandona el gobierno de emergencia de Israel

María José Gonzalez

8 de junio de 2024 | 8:30 am

El todavía ministro del gabinete de guerra de Israel, Benny Gantz, ha convocado a los medios este sábado a las 20:40 hora local para anunciar su retirada del gobierno de emergencia creado tras la guerra y del gabinete de guerra.

Anuncio esperado

Aunque el comunicado oficial de su partido Unidad Nacional (centro-derecha) no aclara el motivo de la comparecencia, la prensa israelí y analistas políticos ya dan por hecho que Gantz va a retirar su apoyo al Ejecutivo de emergencia creado por Netanyahu poco después de los ataques de Hamás del 7 de octubre.

Gantz, que antes del 7 de octubre estaba en el bando de la oposición, fue el único líder que accedió a la petición de Netanyahu de formar un gobierno de unidad nacional en tiempos de guerra y logró un puesto dentro del gabinete de guerra más reducido, donde es uno de los tres integrantes con derecho a voto, junto con el propio primer ministro y el titular de Defensa, Yoav Gallant.

Razones detrás de la retirada

Gantz, que en el pasado fue jefe del Estado Mayor y ministro de Defensa, lanzó a mediados de mayo un ultimátum a Netanyahu: abandonaría el gabinete si no se anunciaba un plan de postguerra para la Franja de Gaza antes del 8 de junio, algo que no ha ocurrido.

El exministro, como otras figuras del estamento militar y expertos, así como EEUU, consideran fundamental definir cuánto antes quién asumiría las tareas civiles y de gobierno en la Franja cuando acabe la guerra, una vez que Hamás haya sido derrotado.

Impacto político

El perfil político de Gantz se ha reforzado mucho durante la guerra y aún lidera las encuestas electorales, y su renuncia es un varapalo simbólico para Netanyahu, a pesar de que los números todavía están de su lado.

Sin embargo, la coalición de gobierno corre otros peligros: los partidos de ultraderecha -Poder Judío y Sionismo Religioso- han amenazado con abandonarlo si se firma el acuerdo de tregua con Hamás, ya que consideran una concesión acceder al fin de las hostilidades; mientras que las formaciones ultraortodoxas -Shas y Judaísmo Unido de la Torá- lo harían si se anula la exención militar que desde hace décadas permite que eludan el servicio militar obligatorio los jóvenes haredíes que se dedican a estudiar la Torá.

Consecuencias para la coalición

En ambos casos, los 14 escaños que suma la ultraderecha nacionalista; como los 18 de los ultraortodoxos, sí son vitales para la supervivencia del gobierno de Netanyahu.

Más noticias