20 de febrero de 2024 | 11:28

Actualidad

Bruselas responsabiliza a empresas españolas por agravar la inflación

Empresas españolas señaladas por Bruselas como responsables de la inflación

Jeickson Sulbaran

24 de noviembre de 2023 | 4:00 pm

La Bruselas ha puesto el foco sobre las empresas españolas, señalándolo como el principal causante del incremento inflacionario en el país. Esta postura de Comisión Europea resalta el papel significativo que juegan los beneficios empresariales en la escalada de precios, una realidad que se extiende más allá de las fronteras españolas, afectando al conjunto de la economía europea.

Beneficios empresariales: Causantes principales de la inflación

Según un reciente estudio de la Comisión Europea, los beneficios empresariales en España son responsables de seis de los diez puntos porcentuales de inflación acumulada proyectada hasta 2025. Este aumento desmedido en las ganancias corporativas, a menudo descrito como «caídos del cielo», ha exacerbado el nivel de precios, generando un efecto secundario en la inflación. Este fenómeno contrasta con el incremento más lento en los salarios de los trabajadores, poniendo de relieve una disparidad en la distribución de los costes y beneficios económicos.

El rol del Salario Mínimo Interprofesional (SMI)

La discusión sobre el aumento de la inflación en España coincide con el debate en curso sobre la próxima subida del SMI. Mientras la patronal propone un incremento del 3%, los sindicatos lo rechazan por considerarlo insuficiente frente a la inflación. La vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha indicado que cualquier aumento del SMI no será inferior a la inflación media del año, garantizando así una mejora en el poder adquisitivo de los trabajadores.

Perspectivas económicas y prevenciones de Bruselas

Bruselas estima que la inflación en España cerrará 2023 con un promedio de 3.6%, manteniéndose en niveles similares para 2024. Para 2025, se espera una disminución significativa, aproximándose al objetivo establecido por el Banco Central Europeo (BCE). Sin embargo, la Comisión Europea advierte que las mejoras salariales deben reflejarse en un aumento real de los ingresos para los trabajadores, sin trasladar completamente estos ajustes a la inflación.

Un panorama más amplio en la Unión Europea

La situación en España es un reflejo de una tendencia más amplia en la Unión Europea, donde se pronostica que la inflación cerrará el año en un 6.5%. Para los próximos años, se espera una reducción gradual de la inflación en el conjunto de la UE. La Comisión Europea prevé que en países como Francia, Italia y, especialmente, Alemania, la mejora de los salarios tendrá un impacto más significativo en la inflación que el aumento de los beneficios empresariales.

En resumen, la crítica de Bruselas a las empresas españolas por su contribución a la inflación destaca la necesidad de un equilibrio más justo entre los beneficios empresariales y los salarios de los trabajadores. Esta situación subraya la importancia de políticas económicas equilibradas que fomenten un crecimiento inclusivo y sostenible.

Más noticias