16 de julio de 2024 | 4:16

Actualidad

Enfermera acusada en Santurtzi por simular vacunación a 404 niños

Mairenis Gómez

21 de junio de 2024 | 7:30 pm

Una enfermera del centro de salud de Kabiezes, en Santurtzi, ha sido acusada de daños y falsedad documental tras simular la vacunación de 404 menores

El caso que ha conmocionado a Santurtzi y Bizkaia sigue su curso en los tribunales. Una enfermera del centro de salud de Kabiezes ha sido encausada por daños. Y falsedad documental tras ser acusada de simular la vacunación de niños durante más de un año. Esta situación ha generado un fuerte impacto en la comunidad, preocupada por la salud y el bienestar de los menores afectados.

La juez precisa que la investigada «desechó las vacunas de 404 menores», desde febrero de 2021 hasta septiembre de 2022. En el área pediátrica del centro de salud de Kabiezes. El auto no es firme y contra él cabe interponer recurso.

Una trama que afecta a cientos de niños

El Juzgado de Instrucción número 4 de Barakaldo ha decidido continuar las actuaciones contra la enfermera, quien presuntamente desechó las vacunas de 404 menores. Según la jueza, la acusada introducía las agujas en los brazos de los niños sin llegar a inyectar el contenido, simulando la vacunación. Después, anotaba falsamente que los niños habían sido vacunados en sus cartillas e historiales médicos. Esta práctica ha generado un perjuicio significativo, tanto en términos de salud pública como económicos.

El valor de las vacunas no suministradas asciende a 26 763,99 euros, y el costo de reponerlas ha sido de 5382,46 euros, según consta en el auto. Este hecho ha obligado a Osakidetza a reiniciar el proceso de vacunación de los menores. Generando un estrés adicional para las familias y los servicios de salud.

Consecuencias legales y sociales

La decisión de la jueza de seguir adelante con el caso implica que el Ministerio Público y las partes acusadoras deberán pronunciarse sobre la apertura de juicio oral o el sobreseimiento en un plazo de 10 días. La comunidad está atenta a este proceso, ya que las acciones de la enfermera no solo representan una grave violación de la confianza depositada en los profesionales de la salud. Sino también un riesgo para la salud pública.

Además, la investigación ha revelado que, durante el periodo en cuestión, la enfermera trabajó en el área pediátrica del centro de salud de Kabiezes. Donde llevaba a cabo estas prácticas fraudulentas. La jueza ha subrayado la gravedad de los hechos, indicando que se trata de un delito de falsedad documental que no puede quedar impune. Esta situación ha abierto un debate sobre los controles y supervisión en los centros de salud, destacando la necesidad de fortalecer las medidas de vigilancia para evitar que hechos similares se repitan.

El valor de las vacunas no suministradas asciende a 26 763,99 euros, y el costo de reponerlas ha sido de 5382,46 euros

Impacto en la comunidad y medidas preventivas

Incluso, el caso ha generado una ola de indignación en Santurtzi y en toda la provincia de Bizkaia. Las familias afectadas se encuentran en un estado de preocupación y desconfianza hacia el sistema de salud. En respuesta a esta situación, las autoridades sanitarias han implementado medidas preventivas para mejorar los controles internos. Y asegurar que todos los procedimientos de vacunación se realicen correctamente. Estas medidas incluyen la supervisión más estricta de las prácticas de vacunación y la formación continua del personal sanitario en ética profesional y procedimientos médicos adecuados.

En definitiva, el caso de la enfermera encausada por simular la vacunación de niños en Santurtzi es un llamado de atención para reforzar los controles y la supervisión en los centros de salud. La comunidad de Bizkaia espera justicia y medidas efectivas para garantizar que la salud y el bienestar de los menores sean siempre la máxima prioridad.

Más noticias