19 de junio de 2024 | 12:38

Actualidad

Franco existe pero ETA no

Miguel Castillo

16 de junio de 2023 | 1:30 pm

En las bulliciosas arenas de la política española, VOX y el Partido Popular (PP) han generado un intenso debate sobre su interrelación y similitudes ideológicas. Algunos ven en VOX una extensión del PP, diseñada para expresar públicamente lo que los líderes del partido habían venido comentando en privado. Pero, ¿qué hay de verdad en estas afirmaciones?

Existe un argumento popular de que el PP, fundado por siete ministros del franquismo bajo el nombre de Alianza Popular, nunca realizó una «limpieza» completa de su ideología y estructura del franquismo. La Transición Española, aunque descrita como «modélica», ha dejado cuestionamientos sobre su eficacia en erradicar los vestigios de un pasado autoritario.

VOX: ¿un eco del PP?

Aquí es donde entra VOX. Algunos sugieren que VOX no es más que una marca blanca del PP, diseñada para vocalizar de manera más abierta y sin tapujos los ecos de ese pasado. El rápido ascenso de VOX en la Comunidad Valenciana parece confirmar esta idea.

El papel de Ciudadanos y el auge de VOX

Ciudadanos, otro actor importante en la política española, se ha disuelto efectivamente, desapareciendo como un «azucarillo» en agua caliente, y se percibe que sus votos han sido absorbidos por el PP. Sin embargo, esto no ha sucedido con VOX, lo que lleva a algunos a especular que el PP mantiene a VOX como un instrumento para expresar valores más conservadores.

El desafío de PODEMOS

Frente a este escenario, PODEMOS ha tratado de desafiar la persistencia del «franquismo sociológico» en la política española. A pesar de ser criticados y «machacados» por sus intentos, han mantenido su postura.

El legado de la Constitución y el futuro político de España

Nuestra Constitución, que nos fue otorgada y sigue siendo supervisada por lo que algunos llamarían poderes fácticos del franquismo, sigue siendo un elemento de disputa. Para algunos, los «vástagos» del franquismo todavía están al mando. No hubo una ruptura verdadera; el franquismo simplemente se camufló.

¿Qué viene ahora?

Por tanto, se plantea la pregunta: ¿cómo se desenvolverá el futuro de la política española en este contexto? A medida que las tensiones y las divisiones continúan creciendo, la necesidad de una discusión abierta y honesta sobre la naturaleza de nuestros partidos políticos y el legado de nuestro pasado se hace cada vez más urgente.

Como país, debemos esforzarnos por aprender de nuestro pasado y utilizarlo para informar nuestras acciones futuras. Solo entonces podremos avanzar hacia una sociedad verdaderamente inclusiva y representativa.

Más noticias