22 de mayo de 2024 | 4:23

Actualidad

Giorgia Meloni declina invitación a la visita de Javier Milei a Madrid con Santiago Abascal

Jesús Carames

15 de mayo de 2024 | 6:22 pm

La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, no asistirá al encuentro de Javier Milei en Madrid, a pesar de haber sido invitada, mientras los postfascistas italianos miden cuidadosamente sus movimientos

Giorgia Meloni, líder de los postfascistas italianos, ha decidido no participar en la visita del político argentino Javier Milei a Madrid, organizada por Santiago Abascal, líder del partido español VOX. A pesar de la invitación, Meloni ha optado por mantenerse al margen de este evento, lo que subraya la complejidad de su posición política en el escenario europeo.

La razón principal detrás de esta decisión es la necesidad de Meloni de calibrar sus pasos con extrema precaución. Como primera ministra de Italia, Meloni está en un proceso delicado de consolidación de su influencia en la política europea. Su presencia en un evento con figuras tan controvertidas como Milei y Abascal podría poner en riesgo su aceptación en el círculo dirigente europeo, especialmente bajo la protección de Manfred Weber y el Partido Popular Europeo (PPE).

La decisión de Meloni de no asistir refleja una estrategia consciente para evitar conflictos con sus aspiraciones de integrar el núcleo del poder europeo

Manfred Weber, presidente del Grupo del Partido Popular Europeo en el Parlamento Europeo, es una figura clave en la política de la UE y su apoyo es vital para cualquier líder que busque consolidarse dentro del PPE. La asociación de Meloni con Abascal y Milei podría ser vista como una señal de radicalización, lo cual no sería bien recibido por Weber ni por otros miembros del PPE que prefieren una postura más moderada y centrista.

La postura de Meloni también pone de relieve las tensiones inherentes entre sus raíces políticas y sus ambiciones actuales

Meloni proviene de un entorno político que ha sido históricamente asociado con el postfascismo en Italia. Sin embargo, como líder nacional y figura internacional, debe equilibrar estas raíces con una imagen más palatable para la política europea dominante. Participar en un evento con Milei y Abascal, conocidos por sus posturas extremas, podría reforzar las percepciones negativas y dificultar su aceptación en el ámbito político europeo más amplio.

En este contexto, la decisión de Meloni de no asistir también puede interpretarse como una señal a sus críticos y a sus aliados europeos de que está comprometida con una agenda más pragmática y menos ideológica. Esta movida es especialmente relevante dado el clima político actual en Europa, donde los líderes se enfrentan a presiones tanto internas como externas para mantener la estabilidad y la cohesión dentro de la Unión Europea.

El evento en Madrid, por lo tanto, seguirá adelante sin la presencia de Meloni, pero con implicaciones significativas para todos los involucrados

Santiago Abascal, líder de VOX, y Javier Milei, con su estilo político combativo y su enfoque populista, representan un segmento del espectro político que Meloni no puede darse el lujo de apoyar públicamente en este momento. Esta decisión no solo afecta la dinámica de la reunión en Madrid, sino que también envía un mensaje claro sobre las prioridades de Meloni en su estrategia para ganar legitimidad y poder dentro de la política europea.

Más noticias