20 de julio de 2024 | 11:49

Actualidad

La Guardia Civil de Huesca salva a un montañero de Bilbao que se precipitó 200 metros en un collado

La Guardia Civil de Huesca salva a un montañero de Bilbao que se precipitó 200 metros en un collado

Jeickson Sulbaran

29 de enero de 2024 | 6:56 pm

La montaña, con su majestuosa presencia y paisajes que cortan el aliento, es un destino que atrae a aventureros de todo tipo. Sin embargo, es también un lugar donde el riesgo siempre está presente. Recientemente, un montañero de Bilbao vivió una experiencia que pudo haber terminado en tragedia si no fuera por la rápida y eficiente intervención de la Guardia Civil de Huesca. Este incidente no solo resalta los peligros inherentes al montañismo sino también la importancia de los equipos de rescate en situaciones críticas.

El montañero de Bilbao, un varón de 62 años, enfrentó el peor de los escenarios al precipitarse unos 200 metros en la zona de Collado de Tortiellas, en la cara norte clásica del Aspe, en Aisa. La situación era crítica: caída en una hoya y herido en un terreno difícil. El Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM) de la Guardia Civil de Huesca, con su habilidad y experiencia, fue esencial para garantizar un desenlace favorable en esta situación de peligro extremo.

Una operación de rescate en condiciones adversas

Rescate heroico de un montañero de Bilbao en Huesca tras caer 200 metros

El rescate no fue sencillo. Requirió de un operativo que incluyó sobrevolar la zona en helicóptero y un acceso complicado al accidentado, en donde los rescatistas tuvieron que hacer uso de piolets y crampones. En situaciones así, cada segundo cuenta y la pericia de los agentes del GREIM fue determinante. Tras llegar al lugar del accidente, el montañero vasco fue atendido in situ por el personal sanitario y evacuado en camilla de rescate, con apoyo parcial de la aeronave. Posteriormente, fue trasladado al hospital comarcal de Jaca.

Este suceso nos recuerda la importancia de la preparación y la cautela al realizar actividades de montañismo. Los montes, con su belleza indómita, también esconden peligros que pueden surgir en cualquier momento, y estar preparados es vital.

Otras intervenciones de la Guardia Civil en situaciones de riesgo

La labor del GREIM de Huesca no se limitó a este caso. En un acto de valentía y compromiso continuo, atendieron a una senderista que sufrió una caída desde unos 15 metros de altura en la senda GR 11 del Valle de Bujaruelo, en Torla. La mujer, de 61 años y vecina de Zaragoza, fue evacuada en helicóptero hasta el hospital de Huesca, sufriendo politraumatismo.

Además, en un hecho paralelo, los agentes del GREIM de Boltaña realizaron otra compleja operación de rescate en La Fueva, cerca de la Peña Santa Ana. Un menor comunicó que su tío y su primo se habían precipitado por una vertical de 10 metros al ir a buscar a su perro de caza. Los rescatistas, enfrentándose a una orografía del terreno complicada y escasa visibilidad, lograron localizar a las víctimas, una de ellas herida, y procedieron a su evacuación usando técnicas de descenso por medio de cuerdas.

Estos incidentes ponen de relieve la valiosa labor de los equipos de rescate, quienes arriesgan sus vidas para salvar a otros. La Guardia Civil de Huesca, con su profesionalismo y entrega, ha demostrado una vez más su papel crucial en la seguridad de quienes disfrutan de la montaña. Agradecemos su incansable labor y recordamos a todos los entusiastas de las actividades al aire libre la importancia de tomar precauciones y estar siempre preparados para cualquier eventualidad.

Más noticias