21 de junio de 2024 | 8:47

Actualidad

La inflación en España cae a mínimos de 2 años en mayo

Jesús Carames

30 de mayo de 2023 | 10:48 am

Un respiro en la economía española

En un entorno económico turbulento, la inflación en España muestra una tendencia decreciente, alcanzando niveles mínimos en dos años. El indicador adelantado elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) estima que la inflación anual del Índice de Precios al Consumidor (IPC) en mayo es del 3,2%, nueve décimas menos que el mes anterior, cuando la variación fue del 4,1%.

¿Qué está detrás de la disminución?

Esta caída en la inflación se atribuye principalmente al descenso de los precios de los carburantes, que experimentaron un aumento significativo en mayo del año anterior. También ha influido, aunque en menor medida, que el aumento de los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas ha sido inferior al registrado en mayo de 2022.

Inflación subyacente: una visión más profunda

Más allá del índice general, es importante considerar la inflación subyacente, que excluye los alimentos no elaborados y los productos energéticos debido a su volatilidad. La tasa de variación anual estimada de la inflación subyacente ha disminuido cinco décimas, situándose en el 6,1%. Este descenso es significativo y muestra una tendencia de enfriamiento en los precios de los bienes y servicios más básicos.

Variación intermensual

Además de la tendencia anual, el indicador de inflación también muestra una variación en el corto plazo. En mayo, los precios de consumo han registrado una tasa de –0,1% respecto al mes de abril. Aunque este porcentaje pueda parecer pequeño, es un indicador de los cambios en el ritmo de crecimiento de los precios.

Posible evolución

La disminución de la inflación puede ser una buena noticia para los consumidores, ya que puede aliviar la presión sobre el coste de la vida. Sin embargo, también es una señal de los desafíos que enfrenta la economía española, en un contexto marcado por la incertidumbre y la volatilidad de los mercados globales.

Es esencial mantener una visión equilibrada y realista de estos datos. Mientras que una inflación baja puede aliviar el bolsillo de los consumidores en el corto plazo, también puede ser indicativo de una economía que se está enfriando. Por tanto, el seguimiento y análisis continuo de estos indicadores es vital para entender el estado de la economía y para tomar decisiones informadas.

La inflación, aunque a menudo vista como una amenaza, es también una pieza crucial en el mecanismo de una economía saludable. Con una inflación controlada y estable, España puede esperar una recuperación más fuerte y sostenible en los próximos años.

Más noticias