21 de mayo de 2024 | 1:37

Actualidad

La polémica publicidad de Desokupa en Madrid es ilegal según normativa municipal

Texto que destaca la presencia de un cartel político agresivo en contra del presidente Pedro Sánchez y su impacto en el discurso político.

Jesús Carames

3 de julio de 2023 | 9:00 pm

En el centro de la capital española, una valla publicitaria se ha convertido en el foco de una disputa legal que cuestiona la acción – o falta de ella – del Ayuntamiento de Madrid y su Alcalde. La publicidad, que pertenece a la empresa Desokupa, ha sido fuertemente criticada por supuestamente promover el odio y la agresión. A pesar de los reclamos y denuncias, la valla sigue en su lugar, lo que ha llevado a algunos a cuestionar si el Ayuntamiento y su Alcalde son cómplices de esta situación.

Una publicidad que desafía la legalidad

La publicidad de Desokupa se considera ilegal según el Artículo 3 de la Ley General de Publicidad. Según este, se prohíbe cualquier publicidad que vaya en contra de los valores constitucionales, que fomente el odio o que sea agresiva. No hay duda de que la publicidad de Desokupa encaja en este último punto, ya que es bien conocida por sus tácticas agresivas para desalojar a las personas de las propiedades.

Además, la Ordenanza de la Publicidad Exterior de Madrid, del 30/1/2009, en su artículo 2, párrafo 4, establece claramente que este tipo de publicidad agresiva no tiene cabida en la capital. La Ordenanza no se aplica a publicidad de partidos, pero este no es el caso, ya que Desokupa es una empresa, no un partido político.

El papel del Ayuntamiento y el Alcalde

A pesar de la clara ilegalidad de esta publicidad, la valla sigue en su lugar. Esto ha llevado a algunos a cuestionar si el Ayuntamiento de Madrid y su Alcalde están siendo cómplices en esta situación. Según la ley, el Ayuntamiento tiene el deber de hacer cumplir la Ordenanza y retirar esta publicidad agresiva.

Si el Alcalde de Madrid decide no aplicar su propia Ordenanza y no impone la retirada de la publicidad, estaría cometiendo prevaricación, un delito que consiste en que una autoridad, juez o funcionario dicta una resolución arbitraria en un asunto administrativo o judicial a sabiendas de que dicha resolución es injusta y contraria a la ley.

¿Hacia dónde vamos?

Este caso ha abierto un debate importante sobre los límites de la publicidad y la responsabilidad de las autoridades en hacer cumplir la ley. La presencia de la publicidad de Desokupa en el centro de Madrid es un recordatorio de que no todas las empresas respetan los valores de respeto y dignidad humana que deberían ser la norma en nuestra sociedad.

La responsabilidad ahora recae sobre el Ayuntamiento de Madrid y su Alcalde. Tienen la responsabilidad y la obligación de tomar medidas contra esta publicidad agresiva. Si no lo hacen, estarán enviando un mensaje preocupante de que la ley puede ser ignorada con impunidad.

Este caso es un recordatorio de que las autoridades deben actuar en interés del público y hacer cumplir la ley, incluso cuando esto puede ser políticamente incómodo. Si no lo hacen, no sólo estarán fallando en su deber, sino que también podrían estar cometiendo un delito.

Más noticias