18 de mayo de 2024 | 9:22

Actualidad

La política industrial del gobierno Sánchez, otro éxito sin precedentes

Laura Rangel Ybarra

8 de agosto de 2023 | 6:00 pm

La renovación de la política industrial en Europa

Después de haber sido marginada por un tiempo, la política industrial ha vuelto con fuerza a la agenda pública en Europa. El enfoque anterior, basado en el multilateralismo y la libre competencia dentro del mercado único, ha comenzado a ceder ante un nuevo panorama, especialmente tras la relajación de la normativa europea de ayudas públicas. En 2022, Alemania utilizó esta oportunidad para dedicar 163.000 millones de euros a subvenciones y transferencias de capital, lo que supera con creces las cifras anteriores a la pandemia y cuadriplica lo invertido por España.

Factores que impulsan el cambio

Varios factores están en juego en este cambio de enfoque. La naturaleza disruptiva de las transformaciones tecnológicas, especialmente en lo que respecta a la Inteligencia Artificial, es una de ellas. La lucha contra el cambio climático y la geopolítica también juegan roles clave, convirtiendo la política industrial en un campo de batalla para el liderazgo tecnológico global.

La situación en España

Afortunadamente, España cuenta con los fondos Next Generation para enfrentar estos retos. Sin embargo, no se garantiza el éxito. La industria española representa poco más del 13% de la economía, siendo el único gran país que ha logrado incrementar este porcentaje tras la pandemia. A pesar de ello, sigue siendo inferior a Alemania (20,7%) e Italia (16,3%). Por lo tanto, es fundamental enfocar los esfuerzos en los sectores donde España presenta una ventaja comparativa.

Elaborado por la Dirección de Coyuntura y Estadística de Funcas.

Desafíos y oportunidades

Identificar estos sectores no es tarea fácil, considerando la rapidez de las transformaciones y la dificultad para detectar los proyectos con más potencial. Parte de los 84.000 millones solicitados a la UE podría usarse para atraer nuevas inversiones en sectores prioritarios, basándose en las señales que aporta la financiación privada. La colaboración con grandes centros universitarios también es crucial, como lo demuestra la industria farmacéutica española.

Las subvenciones directas, aunque útiles, presentan inconvenientes como la lentitud y el riesgo de competencia espuria entre países miembros. La articulación efectiva entre los instrumentos de política industrial y las reglas fiscales y de competencia europeas es fundamental en este nuevo contexto geopolítico, donde la política macroeconómica y la estrategia industrial están estrechamente ligadas.

Un nuevo capítulo en la política industrial

La nueva vida de la política industrial en Europa y España marca un giro significativo en la dirección y enfoque de la economía. Los desafíos son enormes, pero también lo son las oportunidades. La correcta implementación de las estrategias y una visión clara y unificada serán esenciales para el éxito en esta era de rápidos cambios y competencia global. La política industrial ya no es una cuestión secundaria; ahora está en el centro del escenario, listo para desempeñar un papel clave en el futuro económico y tecnológico de Europa.

Más noticias