27 de febrero de 2024 | 5:54

Actualidad

La verificación obligatoria de la edad en las web porno

Jesús Carames

16 de mayo de 2023 | 5:30 pm

La seguridad en la red se ha convertido en una preocupación creciente, especialmente cuando se trata de niños

El Internet ha cambiado la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos. Sin embargo, esta herramienta poderosa también tiene su lado oscuro, especialmente cuando se trata de la seguridad de los niños. En 2022 y 2023, varias regiones y países han empezado a explorar requisitos de verificación de edad para Internet, presentándolos como una forma de proteger a los niños en un Internet peligroso. Pero el costo de esa protección podría ser alto: nada menos que la privacidad de todos.

El dilema de la verificación de la edad

A pesar de los esfuerzos de agencias gubernamentales, empresas privadas y académicos, la cuestión de cómo verificar la edad de los usuarios de Internet sin el riesgo de revelar información íntima sobre sus vidas en línea sigue sin resolverse. De hecho, debido a la dificultad de identificar quién es un niño en línea, algunos temen que esto pueda impedir que los adultos accedan a contenido en línea.

Los legisladores, tanto en Estados Unidos como en el extranjero, buscan limitar el acceso de los niños a dos cosas: las redes sociales y los sitios pornográficos. Han surgido leyes en varios estados de EE.UU. y en otros países, como la Ley de Seguridad en Línea del Reino Unido, que establecen reglas para los usuarios menores de edad en las redes sociales.

¿Funcionan los sistemas de verificación de edad?

Existen varios métodos de verificación de edad, algunos de los cuales ya están en uso. Uno de los más comunes es recurrir a un tercero que conozca tu identidad, por ejemplo, mediante la validación directa de una tarjeta de crédito o de una identificación emitida por el gobierno. Sin embargo, estas soluciones presentan una serie de problemas, como el hecho de que no todos los usuarios adultos, especialmente aquelos con ingresos bajos, pueden tener una tarjeta de crédito o una identificación emitida por el gobierno.

Además, los sistemas de detección de edad basados en el rostro pueden parecer una solución rápida a estas preocupaciones. Pero estos sistemas pueden no identificar con precisión la edad de una persona. Algunos estudios indican que los servicios de reconocimiento facial son menos fiables para las personas de color, las personas que no se conforman con el género y las personas con diferencias o asimetrías faciales. Esto bloquearía injustamente a ciertas personas de acceder a Internet.

El método de inferir las edades en función del historial de navegación presenta aún más problemas. Este tipo de sistema inferencial se ha implementado en plataformas como Facebook y TikTok, que utilizan inteligencia artificial para detectar si un usuario es menor de 13 años en base a su actividad en la plataforma. Pero este sistema no ha sido explorado a mayor escala, donde podría implicar que una IA escanee todo tu historial de navegación y estime tu edad en función de tus búsquedas y los sitios con los que interactúas. Eso equivaldría a una vigilancia digital a gran escala.

¿Hay una solución?

Los sistemas de verificación de edad se dividen en varias categorías. La opción más común es depender de un tercero que conoce tu identidad, validando directamente una tarjeta de crédito o un DNI emitido por el gobierno, o registrándote en un intermediario digital como Allpasstrust. Sin embargo, estos sistemas no están exentos de problemas.

De manera más experimental, existen soluciones que estiman la edad de un usuario sin un DNI. Una opción potencial, utilizada por Facebook e Instagram, emplearía una cámara y reconocimiento facial para determinar si tienes más de 18 años. Otro método, destacado por la CNIL de Francia, podría «adivinar» tu edad en función de tu actividad en línea. Sin embargo, el reconocimiento facial plantea serios riesgos de privacidad, y la inferencia de edades basada en el historial de navegación supone problemas aún mayores, ya que podría considerarse una vigilancia digital a gran escala.

En Francia, se está trabajando en una solución que intenta minimizar la cantidad de información del usuario enviada a un sitio web. El método propuesto implica el uso de un «token» efímero que desafía a tu navegador o teléfono al acceder a un sitio web con restricciones de edad. Este desafío se transmitiría a un tercero que pueda autenticar tu edad, que emitiría su aprobación, permitiéndote acceder al sitio web. El objetivo del sistema es garantizar que un usuario sea lo suficientemente mayor para acceder a un servicio sin revelar ningún detalle personal.

A pesar de estas medidas, hay quienes reconocen que los usuarios en Francia podrán eludir el método utilizando una red privada virtual (VPN) para ocultar su ubicación. Este es un problema que afecta a casi cualquier sistema de verificación específico de la ubicación: mientras otro gobierno permita a las personas acceder a un sitio de manera más sencilla, los usuarios pueden desviar su tráfico a través de él.

Algunos gobiernos intentan ofrecer una variedad de opciones y permitir que los usuarios elijan entre ellas. Un informe del European Parliament Think Tank resalta un método de verificación de edad interoperable basado en el navegador llamado euCONSENT, que permitirá a los usuarios verificar su identidad en línea eligiendo entre una red de servicios de terceros aprobados.

Para defensores de la privacidad y las libertades civiles, ninguna de estas soluciones es ideal. Implementar sistemas de verificación de edad fomenta un sistema que recopila nuestros datos y podría allanar el camino para una mayor vigilancia en el futuro. Las leyes de verificación de edad «enfrentarán una batalla muy dura en los tribunales», sostienen algunos expertos.

A pesar de las preocupaciones sobre la vigilancia, los gobiernos de todo el mundo, incluido Estados Unidos, siguen avanzando con los mandatos de verificación de edad en línea. En el Reino Unido, donde la muy retrasada Ley de Seguridad en Línea probablemente se convertirá en ley, se requeriría que los sitios pornográficos verifiquen la edad de los usuarios, mientras que otros sitios web se verían obligados a dar a los usuarios la opción de hacerlo también.

Más noticias