14 de julio de 2024 | 3:54

Actualidad

Lisboa hará un referéndum para prohibir AirBnB

Jesús Carames

10 de julio de 2024 | 5:36 pm

La ciudad se enfrenta a una crisis habitacional

Lisboa se prepara para tomar una medida histórica en respuesta a la crisis habitacional que ha sacudido la ciudad durante más de una década. La creciente presión del turismo masivo, junto con la expansión incontrolada de los alquileres de corta duración a través de plataformas como Airbnb, ha llevado a los habitantes de la capital portuguesa a decir «basta». En numerosas ocasiones, la población ha manifestado su descontento y ha reclamado su derecho a la vivienda y a una ciudad para vivir, no para ser explotada turísticamente.

Un impacto devastador en el acceso a la vivienda

Desde 2014, más de 20,000 pisos en Lisboa han obtenido licencias municipales para ser utilizados como alojamientos turísticos. Esta situación ha provocado que los precios de la vivienda se disparen a niveles inasequibles para los residentes locales. Lisboa se ha convertido en la capital europea con el mayor número de alquileres de corta duración por habitante, lo que impide el acceso a una vivienda digna y ha llevado a la expulsión de numerosos residentes, desmantelando las relaciones de vecindad y convirtiendo barrios enteros en zonas estériles dominadas por el turismo.

Un movimiento ciudadano en acción

Para hacer frente a esta crisis, los habitantes de Lisboa, agrupados en el Movimiento por el Referéndum de Vivienda, han logrado reunir el número de firmas necesario para solicitar la organización de un referéndum municipal. Este referéndum podría llevar a la cancelación de todas las licencias de alquiler turístico y a la recuperación de los inmuebles para su uso residencial. Si el referéndum es aprobado, sería el primer ejercicio de democracia directa por iniciativa popular en la historia de Portugal.

El movimiento cuenta con el apoyo de la población que busca recuperar su ciudad y frenar el modelo de negocio depredador de plataformas como Airbnb y Booking.com. Los organizadores esperan que, en unos meses, los lisboetas puedan participar en esta votación crucial para el futuro de la ciudad.

Un paso hacia la recuperación de la ciudad

Si el referéndum resulta favorable, el Ayuntamiento de Lisboa se verá obligado a cancelar todas las licencias de alquiler turístico, devolviendo los inmuebles afectados a su uso residencial. Esta medida no solo seguiría el precedente de la sentencia del Tribunal Residencial de 2022, que determinó que los edificios residenciales deben ser para quienes viven en ellos, no para el turismo, sino que también contribuiría a la reducción de la presión sobre los precios de la vivienda.

El cierre de miles de pisos destinados al turismo daría lugar a una desturistificación de muchos barrios, permitiendo que los residentes recuperen su vida cotidiana. Además, esta acción podría marcar el inicio del fin del modelo de negocio de alquileres turísticos que ha exacerbado la crisis habitacional en muchas ciudades alrededor del mundo. Con este referéndum, Lisboa busca ser un ejemplo de cómo una ciudad puede luchar por el derecho a la vivienda y recuperar su identidad frente a la explotación turística.

Más noticias