20 de abril de 2024 | 12:45

Actualidad

Los bancos a la desesperada estiran las hipotecas

Jeickson Sulbaran

6 de octubre de 2023 | 5:00 pm

Hipoteca canadiense de 47 años en España pronto

Con el reciente auge de las hipotecas a largo plazo, especialmente las que se extienden más allá de la tradicional duración de 25 años, Canadá está siendo testigo de un fenómeno financiero sin precedentes. Las hipotecas canadienses, que ahora abarcan hasta 47 años o más, plantean nuevos desafíos y riesgos para el mercado financiero canadiense.

Regulación en el horizonte

El Office of the Superintendent of Financial Institutions (OSFI) ha anunciado que este mes presentará nuevas directrices sobre solvencia para bancos y aseguradoras de hipotecas. Estas medidas buscan abordar el crecimiento de las hipotecas con amortización negativa. Estos son préstamos en los que los pagos ya no son suficientes para cubrir los términos originales del préstamo debido al rápido incremento de las tasas de interés en los últimos 18 meses.

Causas y consecuencias

Un factor determinante ha sido el rápido incremento en las tasas de interés. Muchos prestatarios, como Michael Girard-Courty, experimentaron un cambio drástico en sus condiciones hipotecarias. Girard-Courty adquirió un dúplex en Joliette, Quebec, con un préstamo a tasa variable a 25 años. Sin embargo, múltiples alzas en las tasas de interés por parte del Banco de Canadá han provocado que la mayoría de su pago mensual se destine solo a intereses, extendiendo su hipoteca de 25 a 47 años.

El dilema de la amortización negativa

La amortización negativa ocurre cuando se añaden años al término de pago del préstamo original. Se estima que uno de cada cinco préstamos hipotecarios en tres grandes bancos canadienses está en situación de amortización negativa. Esto representa aproximadamente 130 mil millones de dólares en deuda hipotecaria.

El papel de los bancos

Mientras que instituciones como el BMO, TD y CIBC muestran una creciente cartera de préstamos con amortización negativa, otros bancos como el Royal Bank y Scotiabank han adoptado medidas preventivas. Estas entidades no originan productos hipotecarios que resulten en amortizaciones negativas, asegurando que los pagos de las hipotecas a tasa variable aumenten automáticamente para cubrir los intereses acumulados.

Perspectivas y soluciones

Patrick Betu, corredor hipotecario en Ottawa, señala que esta es una «situación alarmante». Aconseja préstamos a corto plazo con tasas fijas para sortear la actual volatilidad. Peter Routledge, jefe de OSFI, aunque minimiza la posibilidad de una «intervención drástica», reconoce el problema y señala que las futuras directrices abordarán cómo reducir el riesgo que estos préstamos presentan para el sistema financiero.

Un vistazo a las cifras

Routledge indica que hay aproximadamente 250 mil millones de dólares en hipotecas en Canadá que están amortizadas por 35 años o más. Esto representa cerca del 12% del total de la deuda hipotecaria de Canadá, que asciende a poco más de 2.1 billones de dólares.

Conclusión

El fenómeno de las hipotecas a largo plazo en Canadá destaca la importancia de una regulación adecuada y de la educación financiera para los prestatarios. Mientras las instituciones financieras buscan soluciones, queda por verse cómo se equilibrará la balanza entre la necesidad de vivienda asequible y la sostenibilidad financiera a largo plazo.

Más noticias