20 de junio de 2024 | 9:44

Actualidad

Pena de prisión para 5 sargentos del ejército de tierra por humillaciones graves a compañero

María José Gonzalez

28 de mayo de 2023 | 6:30 pm

Cárcel para los Sargentos que Amargaron la Vida de un Colega

El Tribunal Supremo ha impuesto penas de entre ocho y 10 meses de prisión a cinco sargentos del Ejército de Tierra. La razón de las condenas es la constante humillación a un compañero, un sargento, que llegó a caer en una depresión debido a estos abusos.

Las humillaciones reiteradas y el acoso constante provenían de un grupo de sargentos que mostraban resentimiento hacia el brigada del regimiento. Debido a que la víctima, el sargento Daniel M. G., tenía una buena relación «personal y profesional» con el brigada, los demás sargentos decidieron tomar represalias en contra de él.

Los insultos y desplantes eran una constante. Los acosadores se dirigían a él con términos denigrantes como «putita del brigada», «comepollas del brigada» y «rata», entre otros. Esto fue solo el comienzo de una serie de abusos que finalmente llevaron a Daniel M. G. a caer en una profunda depresión.

Una Semana de Humillaciones en Segovia

Un ejemplo claro de las humillaciones vividas por Daniel se produjo durante una semana de diciembre de 2015. Durante esta semana, un grupo de la unidad se desplazó a Segovia para llevar a cabo ejercicios de instrucción y evaluación.

En este viaje, Daniel M. G. fue asignado como jefe del simulador de instrucción, y, por tanto, responsable del grupo. Esta decisión fue tomada por el brigada, lo que desató el descontento de los otros sargentos.

Durante una cena, uno de los sargentos propuso comprimir las prácticas y la evaluación para poder salir de juerga la noche del jueves. Daniel se negó, alegando que habían viajado a Segovia para trabajar. Esta decisión le generó la animadversión de sus colegas, quienes intensificaron las coacciones a partir de ese momento.

Aumento de los Abusos y la Caída en Depresión de la Víctima

Los acosadores no se limitaron a insultar y humillar a Daniel M. G. también intentaron boicotear su trabajo con la tropa, generándole vergüenza y desautorizándolo constantemente.

Daniel M.G. acabó solicitando una baja psiquiátrica. Los insultos y abusos continuaron hasta que él declaró no poder más. Las frases como «Si el karma existiera, algunos estarían dos metros bajo tierra» o «hay que cogerlos [a él y al brigada] fuera de aquí» se habían convertido en la norma.

Justicia para Daniel M. G.

Los sargentos han sido condenados por un delito contra el ejercicio de los derechos fundamentales y libertades públicas de los militares, atentando gravemente contra la dignidad personal en el trabajo de militares del mismo empleo.

La sentencia del Tribunal Supremo explica que “cuando estas conductas se llevan a cabo de manera constante, sistemática y permanente, se produce un atentado grave a la dignidad de la persona previsto en el tipo aplicado”.

Este fallo del Tribunal Supremo es un recordatorio de que la dignidad y los derechos de todas las personas deben ser respetados, sin importar su posición o las circunstancias. Aquellos que violen estos principios fundamentales deben ser llevados ante la justicia.

Más noticias