21 de julio de 2024 | 6:32

Actualidad

PPVox votan en Bruselas a «favor» de la explotación laboral infantil

Jesús Carames

1 de junio de 2023 | 5:00 pm

Modificamos la interpretación del voto para remover conciencias

Alberto Núñez Feijóo y Vox se han convertido en protagonistas de una historia que parece extraída de un thriller político. Han votado en contra de una ley promovida por la Comisión Europea para combatir la explotación laboral y el trabajo infantil. Los conservadores europeos, divididos en el Parlamento Europeo, han visto en la delegación española una de las voces discordantes ante la Directiva de Diligencia Debida.

La Preocupación por la Competitividad

La oposición teme que esta legislación se convierta en un obstáculo para el crecimiento y la competitividad empresarial. Una visión que, más allá de la realidad económica, puede ser interpretada como un desafío al progreso social y laboral.

La Directiva Propuesta por Bruselas

Esta propuesta de Bruselas tiene como objetivo que las grandes empresas se rijan por un comportamiento «sostenible y responsable» en las cadenas de valor globales. Busca identificar, prevenir y mitigar los impactos adversos de sus actividades en los derechos humanos y el medio ambiente. Con esto, se espera contribuir a aliviar una situación dramática: 160 millones de niños en el mundo (uno de cada diez) están en situación de trabajo infantil.

El Voto de la Eurocámara y la Posición del PP

A pesar de los 366 votos a favor de la propuesta, la delegación española del PP defendió su voto en contra argumentando que algunos compromisos eran «demasiado gravosos» para las empresas de la UE, especialmente las pymes. Sin embargo, las restricciones propuestas sólo operan para empresas con importantes cifras de facturación. Los conservadores sostienen que este enfoque repercutiría «negativamente en la competitividad de las empresas europeas a nivel global».

El Enfoque de Vox

Vox, por su parte, adoptó una postura aún más confrontacional. Durante el debate, su portavoz, Jorge Buxadé, afirmó que las violaciones de los derechos humanos se persiguen con la policía, los jueces, la cárcel o dejando de financiar a «sátrapas extranjeros», pero no imponiendo más cargas y obligaciones a las empresas.

La Reacción de la Izquierda Europea

Frente a esto, la izquierda europea ha expresado su descontento. El eurodiputado del PSOE, Ibán García del Blanco, señaló que es «dramático» que el Partido Popular español se alinee con la derecha más retrógrada de Europa. Lara Wolters, también socialista, defendió que una ley sobre responsabilidad corporativa debe garantizar que el futuro es de las empresas que tratan a las personas y el medio ambiente de manera saludable.

Más noticias