21 de junio de 2024 | 6:22

Actualidad

Prevención del síndrome de burnout o estrés laboral

Osakidetza unidades Trastornos

Mairenis Gómez

6 de mayo de 2024 | 4:15 pm

Entender el síndrome de Burnout

El Burnout, también conocido como el síndrome del trabajador quemado, se caracteriza por el agotamiento físico, emocional o mental que tiene consecuencias significativas en la autoestima debido al estrés laboral prolongado. A menudo, se manifiesta en aquellos profesionales cuyas ocupaciones involucran una interacción constante y directa con otras personas, como médicos, enfermeras, maestros y trabajadores de atención al cliente. Sin embargo, cualquier empleado puede sufrirlo si se encuentra en un ambiente laboral tóxico o bajo presiones constantes.

Identificación y síntomas del Burnout

Los principales síntomas del síndrome de Burnout incluyen agotamiento emocional, donde la persona se siente drenada y sin energía para enfrentar el día; despersonalización, que implica desarrollar una actitud cínica hacia los clientes o compañeros de trabajo; y una disminución en la realización personal, donde el trabajador siente que no está logrando nada significativo en su trabajo. Estos síntomas pueden llevar a una menor eficacia en el trabajo, absentismo y un deseo creciente de abandonar el empleo.

Promoción de un ambiente laboral saludable

Una de las medidas más efectivas para prevenir el Burnout es crear un ambiente de trabajo que promueva el bienestar de los empleados. Esto incluye asegurar una carga de trabajo manejable, establecer expectativas claras y proporcionar recursos adecuados para que los empleados cumplan con sus tareas sin excesivas presiones. Además, fomentar un entorno de apoyo donde los trabajadores se sientan valorados y puedan tener espacios para descansar y recuperarse después de actividades especialmente desafiantes.

Fomento del equilibrio entre el trabajo y la vida personal

Promover un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal es crucial. Esto puede lograrse mediante políticas que permitan horarios flexibles, la posibilidad de trabajar desde casa y asegurando que los empleados tomen sus vacaciones y descansos regulares. Alentar a los empleados a dedicar tiempo a actividades que disfrutan fuera del trabajo puede reducir el estrés y aumentar la satisfacción general con la vida.

Desarrollo de habilidades de resiliencia

Capacitar a los empleados en técnicas de manejo del estrés y resiliencia puede ser de gran ayuda. Esto puede incluir entrenamiento en mindfulness, técnicas de relajación y programas de bienestar que enseñen a los trabajadores a manejar mejor el estrés diario. Además, el desarrollo profesional continuo puede ayudar a los empleados a sentirse más competentes y seguros en sus roles, lo que puede disminuir la probabilidad de experimentar Burnout.

Apoyo social y profesional en el lugar de trabajo

Fomentar un fuerte sentido de comunidad y apoyo mutuo entre los compañeros de trabajo puede aliviar los efectos del estrés laboral. Esto podría incluir la creación de grupos de apoyo dentro de la empresa donde los empleados puedan compartir sus experiencias y desafíos o buscar consejo. Además, tener acceso a consejería profesional o asesoramiento psicológico puede ser beneficioso para aquellos que están experimentando síntomas de Burnout.

Más noticias