14 de junio de 2024 | 4:25

Actualidad

Residencia de estudiantes en Mallorca alternativa para turistas

Booking multa CNMC

Jesús Carames

17 de mayo de 2024 | 7:00 pm

La residencia de estudiantes en el barrio mallorquín de Camp Redó se anuncia en Booking como alojamiento turístico a 120 euros la noche, a pesar de estar registrada oficialmente como hospedaje para jóvenes.

El barrio de Camp Redó en Palma de Mallorca alberga una residencia de estudiantes que, durante el verano, se transforma en un refugio temporal para turistas. Según informa Última Hora, este alojamiento se promociona en Booking con una tarifa de 120 euros por noche. En su anuncio, destaca la proximidad a numerosas tiendas, bares animados y restaurantes mediterráneos, lo que atrae a aquellos que buscan disfrutar de la vibrante vida local.

El alojamiento está destinado, en teoría, a estudiantes, profesores, investigadores y personal administrativo. Sin embargo, durante la temporada alta, se abre a turistas, lo cual ha generado polémica debido a su inscripción en el registro del Consell de Mallorca como hospedaje para jóvenes, y no como alojamiento turístico.

Con 19 habitaciones disponibles, cada una equipada con baño individual, armario, mesa de estudio, wifi, toma de televisión y climatizador, la residencia ofrece comodidades comparables a las de muchos hoteles. Además, los huéspedes pueden disfrutar de una cocina comunitaria, jardín, salón comedor y lavadora, lo que añade valor a su estancia.

El desvío de su uso principal a un propósito turístico ha levantado críticas y cuestionamientos sobre la legalidad y ética de esta práctica. Esta situación refleja un problema más amplio en Mallorca, donde la oferta de alojamiento turístico a veces supera la regulación oficial.

Un usuario que se hospedó en la residencia comentó: “Tuve que ir por trabajo unos días a Palma en plena temporada alta y encontré esta residencia. La habitación pequeña, pero más que suficiente para dormir, está totalmente reformado”. Este testimonio destaca la funcionalidad y modernidad del lugar, aunque otro huésped advierte que “si lo que buscas es un hotel barato, esta es una mala decisión”, sugiriendo que el precio no siempre justifica la elección para turistas que buscan mayor comodidad.

La práctica de alquilar residencias estudiantiles a turistas durante el verano no es nueva, pero en el caso de Camp Redó, ha suscitado un debate sobre la normativa y el impacto en el mercado local. La inscripción en el registro del Consell de Mallorca como hospedaje para jóvenes significa que su función principal debería ser el alojamiento de estudiantes y personal académico. No obstante, la demanda turística y la oportunidad de obtener ingresos adicionales llevan a que estos espacios se ofrezcan a visitantes temporales, especialmente en una zona tan atractiva como Palma de Mallorca.

Este fenómeno pone en evidencia la necesidad de revisar y posiblemente actualizar las regulaciones locales para asegurarse de que el uso de estos alojamientos se alinee con su propósito declarado. La convivencia entre residentes locales, turistas y estudiantes puede ser armoniosa, siempre y cuando se respeten las normativas y se asegure que todas las partes involucradas se beneficien equitativamente.

La situación en Camp Redó es un ejemplo más de cómo la alta demanda turística en Mallorca impulsa a los propietarios y administradores de alojamientos a buscar alternativas para maximizar sus ingresos. Sin embargo, es crucial que estas decisiones se tomen dentro del marco legal y ético establecido para evitar conflictos y asegurar una coexistencia pacífica y productiva entre todas las partes.

Más noticias