14 de julio de 2024 | 3:40

Actualidad

Vox ve peligro en SALF

Jeickson Sulbaran

13 de junio de 2024 | 11:28 am

La irrupción de Alvise Pérez en el Parlamento Europeo desafía a la extrema derecha

La reciente irrupción de Alvise Pérez y su plataforma de electores, Se Acabó la Fiesta (SALF), en el Parlamento Europeo ha generado un gran revuelo en el seno de Vox. En apenas un mes, Pérez logró montar su candidatura a través de un canal de Telegram con más de medio millón de seguidores, obteniendo 800.000 votos y tres escaños, principalmente a costa de Vox.

La reacción inicial de Vox fue de sorpresa y desconcierto, pero rápidamente optaron por tender la mano a Pérez para evitar tenerle como rival. Jorge Buxadé, candidato de Vox, fue el primero en darles la bienvenida, asegurando que si los diputados de SALF optan por integrarse en el grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), les recibirá “con un abrazo”. También Rocío Monasterio, portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, se refirió a SALF como “un aliado” y no como un “adversario”, destacando que comparten el mismo objetivo de “echar a Sánchez de la Moncloa”.

Vox ve peligro en SALF

En SALF, sin embargo, guardan las distancias. Aunque admiten que Pérez intentó hablar con Abascal la noche electoral para “felicitarle” sin éxito, aseguran que no hay conversaciones formales. Aún no han decidido en cuál de los dos grupos de la ultraderecha se integrarán los tres diputados liderados por Pérez, quienes han adoptado gran parte del ideario de Vox.

La sorpresa de Vox por la irrupción de Pérez se basa en la falta de infraestructura y apoyo tradicional que ha tenido SALF, contrastando con el consolidado partido de Abascal

En 2019, Vox logró cuatro escaños en el Parlamento Europeo, y este domingo obtuvo dos más. Sin embargo, SALF, en su debut, consiguió tres actas, superando en votos a Podemos y Junts, y colocándose cerca de Sumar en porcentaje de voto. Alvise Pérez, antiguo asesor de Toni Cantó, cosechó su mejor resultado en Andalucía, siendo la cuarta fuerza con el 6,2% de los votos.

Los planes de Pérez incluyen convertir SALF en un partido político “no al uso” y celebrar su primera asamblea constituyente pronto. Aún no tienen un programa definido, pero aseguran que su enfoque es en “hechos, no programas, no promesas vacías”. Además, se diferencian de Vox en que no atacarán a colectivos LGTBI ni denostarán las políticas de igualdad, aunque envían constantes mensajes contra el feminismo.

Pese a la resaca electoral, en SALF no desean enfrentarse a Vox

Pérez mantuvo fuertes vínculos con Vox después de abandonar su trabajo en Ciudadanos, pero se distanció durante la pandemia debido a roces y discrepancias. Actualmente, conserva buenas relaciones con algunos dirigentes de Vox, habiéndose reunido con Iván Espinosa de los Monteros durante la campaña.

El compromiso de Alvise y los otros dos eurodiputados de SALF es “renunciar” a cobrar los sueldos como diputados europeos y las subvenciones a las que tienen derecho, donando el dinero una vez lleguen a la Eurocámara. Sobre la mesa de SALF está también la posibilidad de presentarse a las generales, buscando convertirse en la “llave” de un posible gobierno de la derecha del PP y Vox.

La irrupción de SALF y su éxito inesperado han sacudido el panorama político español, obligando a Vox a replantearse sus estrategias. El futuro de la política ultraderechista en España parece estar en juego, con nuevos actores y alianzas que podrían redefinir el equilibrio de poder en las próximas elecciones.

Más noticias