15 de abril de 2024 | 1:57

Bilbao

Aeropuerto de Bilbao entre los 10 mas bonitos del mundo

Aeropuerto Bilbao

Mairenis Gómez

19 de febrero de 2024 | 1:30 pm

El Aeropuerto de Bilbao se alza como un ícono arquitectónico y sostenible

En un mundo donde los aeropuertos se han convertido en mucho más que puntos de tránsito, el Aeropuerto de Bilbao se destaca como una obra maestra de la arquitectura moderna, ganándose un merecido puesto entre los diez aeropuertos más bonitos del planeta. Ya no se trata solo de funcionalidad o eficiencia; ahora, el diseño y la estética juegan un papel crucial en cómo experimentamos nuestros viajes

La singularidad de Bilbao: un diseño que desafía el cielo

Lo primero que salta a la vista al aproximarse al Aeropuerto de Bilbao es su impresionante estructura que recuerda a un pájaro a punto de emprender el vuelo. Esta característica no solo es estéticamente agradable sino que también simboliza la libertad y la aventura que conlleva viajar. Las «alas» del aeropuerto, con su simetría y líneas limpias, ofrecen una sensación de bienvenida y partida, como si el edificio mismo participara en el viaje de cada pasajero.

Un ranking que celebra la belleza y la innovación

El Aeropuerto de Bilbao no está solo en este reconocimiento. Comparte escenario con otros aeropuertos de renombre mundial. Como el Aeropuerto Internacional de Hamad en Doha, Qatar, que se erige en primer lugar con su diseño vanguardista cortesía del estudio de arquitectura HOK, famoso no solo por sus elegantes formas y líneas. Sino también por el icónico oso de peluche gigante que da la bienvenida a los visitantes. Le sigue el Aeropuerto Internacional Marrakech-Menara en Marrakech, Marruecos, que combina modernidad con tradición. Y es reconocido por su sostenibilidad y los paneles solares que adornan su estructura.

En Estados Unidos, el Aeropuerto de Denver destaca por su diseño inspirado en las montañas nevadas de Colorado. Con una cubierta que simula carpas de teflón. El puesto número cuatro, lo ocupa el Aeropuerto Internacional Adolfo Suárez Madrid-Barajas, en España. Que se transformó con la construcción de la Terminal 4, diseñada por Antonio Lamela, Richard Rogers y Luis Vidal. Cuyo techo ondulado y uso de luz natural lo convierten en una obra maestra.

Diseños vanguardistas en Pekín

En China, el Aeropuerto Internacional de Pekín-Daxing, diseñado por Zaha Hadid, sorprende con su forma de estrella de mar. Mostrando una arquitectura futurista, ocupando el puesto número cinco. Por su parte, el Aeropuerto Internacional de Bilbao, en España, diseñado por Santiago Calatrava, es reconocido por su forma de pájaro, simbolizando la libertad y la innovación y ocupa el puesto número seis de esta lista.

Singapur, Francia y Malasia

Ahora es el turno el El Aeropuerto Internacional Changi en Singapur es un mundo en sí mismo, ofreciendo desde un jardín de mariposas hasta una piscina en la azotea, lo que lo convierte en un destino más que en un simple punto de tránsito. En Francia, el Aeropuerto de Lyon-Saint Exupéry, nombrado en honor al autor de «El Principito» y diseñado también por Santiago Calatrava, fascina con su diseño que imita el vuelo de un ave y ocupa el puesto numero ocho. Por su parte el Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur en Malasia, con su aspecto futurista, parece sacado de una película de ciencia ficción.

Aeropuerto Bilbao
Una obra maestra en el corazón de España

El impacto de la arquitectura en la experiencia de viaje

Mientras que el Aeropuerto Internacional de Múnich en Alemania, diseñado por Franz Josef Strauss, combina elegancia con funcionalidad, siendo galardonado como el mejor aeropuerto de Europa. Sin duda, cada uno de estos aeropuertos, con sus características únicas, contribuye a una experiencia de viaje transformadora. Demostrando que la arquitectura y el diseño pueden elevar los espacios de tránsito a obras de arte.

Y en definitiva, el Aeropuerto de Bilbao y su inclusión en la lista de los diez aeropuertos más bonitos del mundo no es solo un reconocimiento a un diseño excepcional. Sino también un recordatorio de que los espacios que habitamos, incluso aquellos de tránsito, tienen el poder de mover nuestras emociones y despertar nuestra imaginación.

Más noticias