23 de julio de 2024 | 3:56

Bilbao

Bilbobus mantiene huelga indefinida de Lunes a Viernes durante el verano

Bilbobus mantiene huelga indefinida de lunes a viernes durante el verano

María José Gonzalez

31 de mayo de 2024 | 12:00 pm

Bilbobus enfrenta un verano de descontento

Los trabajadores han decidido en asamblea continuar con la huelga indefinida de lunes a viernes, desafiando los planes de reducción para el periodo estival. Este movimiento sindical, que empezó el pasado 9 de abril, ha marcado un punto de inflexión en las negociaciones laborales dentro del servicio municipal de autobuses de Bilbao.

En la reciente asamblea, los trabajadores de Bilbobus votaron por mantener la huelga en su formato actual durante todo el verano, incluyendo los días de Aste Nagusia, la semana grande de Bilbao. Este periodo, que va del 17 al 25 de agosto, verá un paro general de 24 horas, afectando a miles de ciudadanos y visitantes que se congregan en la ciudad para las festividades. La decisión fue tomada por una mayoría significativa de 266 votos a favor de continuar con la huelga, mientras que 194 votaron por reducir los paros a un día por semana, además de un voto en blanco y otro nulo.

El corazón de la disputa: condiciones laborales y propuestas de mejora

El Comité de Bilbobus está en un punto crítico, esperando respuesta de Biobide a la nueva propuesta sindical. Esta propuesta busca un acuerdo con vigencia de 2022 a 2026, incluyendo un incremento anual del IPC más un 0.7% adicional consolidable. Además, se plantea eliminar los contratos considerados precarios, que representan jornadas reducidas al 62% y afectan a aproximadamente 20 trabajadores.

Bilbobus mantiene huelga indefinida de lunes a viernes durante el verano

Este conflicto laboral no solo resalta las tensiones entre los empleados y la empresa, sino que también pone de manifiesto la importancia del transporte público como servicio esencial para la ciudad de Bilbao. Con cada día de huelga, los ciudadanos enfrentan mayores dificultades para desplazarse, lo que a su vez afecta la economía local y la vida cotidiana.

En la persistencia de la huelga plantea preguntas críticas sobre el futuro del transporte público en Bilbao y la capacidad de las partes para llegar a un acuerdo que satisfaga tanto las demandas laborales como las necesidades de los usuarios. Mientras tanto, la ciudad se prepara para un verano complicado, esperando que las negociaciones lleguen a buen puerto antes de que las consecuencias se vuelvan insostenibles.

Más noticias