21 de febrero de 2024 | 5:25

Bilbao

El bosque mágico de Artxanda: arte y naturaleza destruido

Las delicadas esculturas del Bosque Mágico, talladas con gran cuidado

Jeickson Sulbaran

21 de noviembre de 2023 | 1:41 pm

El Bosque Mágico de Artxanda, creado por un artista anónimo y amante de la naturaleza, ha sido recientemente devastado. Este lugar, hasta hace poco un secreto bien guardado en las colinas de Bilbao, se ha transformado de un santuario de creatividad y tranquilidad en un escenario de vandalismo. La historia de este bosque, más que una narrativa sobre el arte, es un testimonio de la pasión y el compromiso con la belleza natural y la expresión artística.

La creación del bosque mágico de Artxanda: Un acto de amor y arte

Desde su descubrimiento, este rincón escondido cerca del anillo verde de Bilbao se ha convertido en un sitio de admiración y respeto. Aquí, un artesano jubilado, con una profunda pasión por la talla y el arte, encontró su lienzo en los troncos caídos. Transformó estos restos en esculturas maravillosas, creando un mundo de fantasía que invitaba a los visitantes a perderse en su magia.

Destrucción del arte: Vandalismo en el bosque mágico

El autor, un hombre de 71 años, comenzó su proyecto como una forma de conexión con la naturaleza y el arte. Su primer trabajo fue el rostro de un duende, tallado en secreto entre la maleza. Este acto de creación desinteresada fue el comienzo de una serie de obras que enriquecieron el bosque: desde la concha del Camino de Santiago hasta figuras de animales como cocodrilos, búfalos y búhos. Cada pieza reflejaba no solo su habilidad, sino también su amor por la naturaleza y el arte.

La popularidad del Bosque Mágico de Artxanda creció, atrayendo a más visitantes y ganando atención en los medios. Pero con la fama vino también la destrucción. Un grupo de vándalos, movidos por motivos aún desconocidos, destrozaron estas obras de arte. Las figuras que una vez fueron símbolos de paz y creatividad ahora yacen en pedazos, con pintadas que manchan su belleza. Además, han bloqueado los caminos, impidiendo el acceso a este refugio artístico.

El creador de este espacio ha decidido no restaurar su obra, buscando en cambio otro rincón del bosque donde pueda continuar su pasión sin interferencias. Esta decisión es un recordatorio doloroso de cómo la destrucción insensata puede silenciar la expresión creativa y alterar la armonía de un espacio que una vez fue sagrado.

Reflexiones y lecciones del bosque mágico

La historia del Bosque Mágico de Artxanda es un llamado a la reflexión sobre el respeto al arte y la naturaleza. Nos recuerda que los espacios de belleza y creatividad son frágiles y deben ser protegidos. Es también un testimonio del espíritu humano que, a pesar de los desafíos y la adversidad, sigue buscando maneras de expresar su amor por el arte y la naturaleza.

En definitiva, el Bosque Mágico de Artxanda es una lección sobre la importancia de valorar y preservar los espacios donde el arte y la naturaleza coexisten en armonía. Aunque su estado actual es un reflejo de la indiferencia y la crueldad, su historia permanece como un símbolo de la belleza y la resiliencia humana.

Más noticias