21 de julio de 2024 | 6:30

Bilbao

La empresa que escanea el iris en CC Zubiarte denunciada

iris zubiarte

Mairenis Gómez

31 de enero de 2024 | 8:58 pm

Bilbao epicentro de controversia tecnológica y ética

En las últimas semanas, Bilbao se ha convertido en el epicentro de un debate tecnológico y ético sin precedentes. Una empresa, cuyo nombre ha resonado en los pasillos del centro comercial Zubiarte, ha iniciado una campaña que consiste en escanear el iris de jóvenes a cambio de una compensación económica. Específicamente en forma de criptomonedas valoradas en aproximadamente 30 euros.

La oferta de criptomonedas a cambio de datos biométricos

La propuesta, a primera vista, podría parecer una oportunidad intrigante para sumergirse en el mundo de la tecnología blockchain y ganar algo de dinero en el proceso. Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que surgieran preguntas sobre la legalidad y la ética de recolectar datos biométricos de esta manera. La Agencia Española de Protección de Datos no tardó en recibir la primera denuncia contra esta empresa, desencadenando una investigación que podría sentar un precedente importante en la gestión de la privacidad y la seguridad de los datos personales en España.

La línea entre la innovación tecnológica y la protección de la privacidad

En el corazón de este debate se encuentra una cuestión fundamental. ¿Dónde trazamos la línea entre el aprovechamiento de las nuevas tecnologías y la protección de nuestra privacidad? Los datos biométricos, como el iris, ofrecen una llave única a nuestra identidad, haciendo que su recolección y uso sean temas de especial sensibilidad. El hecho de que estos datos se intercambien por criptomonedas añade una capa adicional de complejidad, mezclando la vanguardia tecnológica con la protección de los derechos individuales.

Definiendo los límites éticos y legales

A medida que avanzamos hacia un futuro cada vez más digitalizado, la respuesta a esta pregunta se vuelve crucial. Las implicaciones de un manejo inadecuado de los datos biométricos son vastas, abriendo la puerta a potenciales abusos que van desde el seguimiento y la vigilancia hasta el robo de identidad. Por ello, la actuación de la Agencia Española de Protección de Datos no es solo una respuesta a una denuncia; es un paso hacia la definición de los límites éticos y legales en la era digital.

iris zubiarte
El Comercial Zubiarte, ha iniciado una campaña que ha llamado la atención de ciudadanos y autoridades por igual.

Un llamado a la reflexión para la villa de Bilbao y más allá

Este caso, que hoy ocupa titulares y conversaciones en Bilbao, trasciende las fronteras de la ciudad y la provincia de Bizkaia. Se convierte en un llamado a la reflexión sobre cómo queremos que sea nuestra relación con la tecnología. Vivimos en una época de innovaciones rápidas y a menudo disruptivas, donde la novedad puede eclipsar las consideraciones éticas y de privacidad. Sin embargo, es precisamente en estos momentos de cambio acelerado cuando debemos preguntarnos qué valores queremos que guíen nuestro avance tecnológico.

Un debate global sobre la privacidad, la ética en la innovación y el futuro de la tecnología

Además, la denuncia presentada contra esta empresa no solo busca proteger la privacidad de los jóvenes en Bilbao. Busca también enviar un mensaje claro sobre la importancia de la ética en la innovación. Como sociedad, tenemos el derecho y la responsabilidad de cuestionar y definir cómo se utilizan nuestros datos, especialmente cuando estos son tan personales y únicos como el iris de nuestros ojos.

Sin duda, Bilbao y el centro comercial Zubiarte, con su campaña en escanear el iris de jóvenes, se encuentra en el ojo del huracán de este debate. La discusión se extiende mucho más allá de sus límites geográficos. Nos enfrentamos a una encrucijada sobre el futuro de la privacidad, la seguridad de los datos y el papel de la tecnología en nuestras vidas. La forma en que respondamos a estos desafíos hoy determinará el mundo en el que viviremos mañana. Por ello, más allá de la controversia, este caso nos ofrece una invaluable oportunidad para reflexionar sobre el tipo de futuro tecnológico que deseamos construir. No solo en Bilbao, sino en toda España y, por extensión, en el mundo.

Más noticias