14 de junio de 2024 | 4:39

Bilbao

La esposa de Pablo González pide claridad a las autoridades polacas para poder defenderse

María José Gonzalez

14 de mayo de 2024 | 5:15 pm

El periodista vasco Pablo González, quien se encuentra en prisión preventiva desde febrero de 2022 en la cárcel polaca de Radom, recibió el lunes la visita de su hijo mayor y su esposa, Oihana Goiriena. En este contexto, Goiriena ha instado a las autoridades polacas a que «terminen por definir» los hechos que se le atribuyen a su esposo, permitiendo así que pueda defenderse adecuadamente.

González, periodista ‘freelance’, fue detenido el 28 de febrero de 2022, a pocos kilómetros de la frontera polaca con Ucrania. Desde entonces, ha permanecido en prisión preventiva, sin que se haya concretado de manera clara las acusaciones en su contra.

Visita familiar bajo estricta vigilancia

En un comunicado, Oihana Goiriena relató que, junto a su hijo, pudo visitar a Pablo González durante dos horas. La visita se realizó bajo la estricta supervisión de miembros de los servicios secretos polacos. Este fue el tercer encuentro que han tenido en los dos años y tres meses que González lleva en prisión. Recientemente, las autoridades polacas han permitido que también dos amigos del periodista puedan visitarle.

Goiriena aseguró que encontró a su esposo «bien de salud, de buen ánimo», y expresó su esperanza de que «se regularicen las autorizaciones» para visitarle. Asimismo, espera que le permitan llamar por teléfono a su esposa, su madre y sus tres hijos, dos de los cuales no han visto ni hablado con su padre desde su detención.

Reclamaciones de acceso y claridad

Oihana Goiriena ha reclamado que los abogados de Pablo González puedan tener acceso «a todo su expediente y no solo a partes muy limitadas del mismo». Esta petición busca garantizar una defensa justa y completa, ya que hasta ahora, el acceso a la información ha sido extremadamente restringido.

La incertidumbre y la falta de claridad en las acusaciones han generado una situación de desamparo tanto para Pablo González como para su familia. La posibilidad de preparar una defensa adecuada se ve severamente limitada por la falta de acceso a la totalidad del expediente.

Situación de Pablo González y su familia

Desde su detención, la familia de Pablo González ha vivido momentos de gran angustia e incertidumbre. La falta de contacto regular y la ausencia de información concreta sobre el caso han sido especialmente difíciles. El hecho de que dos de los hijos de González no hayan podido ver ni hablar con su padre en más de dos años añade una capa adicional de sufrimiento.

Goiriena y su hijo mayor han mostrado una gran fortaleza y determinación al continuar luchando por la liberación y justicia para Pablo González. La visita reciente, aunque limitada en tiempo y bajo estricta vigilancia, ha proporcionado un pequeño alivio y esperanza a la familia.

Apoyo y solidaridad

El caso de Pablo González ha suscitado muestras de apoyo y solidaridad tanto en España como a nivel internacional. Diversas organizaciones de derechos humanos y periodistas han alzado la voz para pedir una resolución justa y rápida del caso. La falta de transparencia y las condiciones de la detención han sido ampliamente criticadas.

La lucha de Oihana Goiriena y su familia es un testimonio de la resiliencia frente a la adversidad. Su llamado a las autoridades polacas busca no solo la liberación de Pablo González, sino también el respeto a los derechos fundamentales y a un proceso justo y transparente.

Más noticias