Bilbao

Obispo de Bilbao despedido con abucheos por pelotazo inmobiliario

El prelado no ha tenido un adios tranquilo debido a una polémica operación urbanística en el barrio de Abando

Vecinos del barrio bilbaíno de Abando, convocados por la plataforma Abando Habitable, se han movilizado esta tarde ante las oficinas del Obispado de Bilbao contra el derribo de la Escuela de Magisterio (BAM), previsto para desarrollar un “proyecto urbanístico” de la Diócesis de Bilbao. Además, con este mismo motivo, han realizado un envío de cartas al Papa Francisco, al que le piden ayuda para evitar que finalmente se materialice y solicitarle que investigue estas obras.

Estas son algunas de las iniciativas impulsadas por la Plataforma Abando Habitable, tras conocerse que la Diócesis de Bilbao, propietaria de la parcela en la que se ubica la BAM, tiene previsto demoler ese edificio para vendérselo a Mutualia.

En su lugar, la Diócesis construirá un edificio donde pretende concentrar en un mismo equipamiento (Bizkeliza Etxea) los servicios pastorales, socio-caritativos, culturales y educativos que actualmente se ubican en doce lugares diferentes. Además, parte de la superficie albergará un hospital de Mutualia.

Esta plataforma, así como la comunidad escolar del colegio Cervantes -situado cerca de la Escuela de Magisterio- y los propios vecinos de Abando, vienen reclamando que se replantee este proyecto para buscar soluciones que compatibilicen las necesidades del Obispado con las del barrio y el centro escolar, y se pueda disponer de espacio para uso público en la zona.

Asimismo, han advertido del “riesgo para la salud” de los niños de la citada escuela proceder, en estos momentos de pandemia, a la demolición de la BAM, debido a que el ruido y el polvo de las obras impediría ventilar adecuadamente las aulas.

De luto riguroso

Por ello, esta tarde nuevamente han reclamado que no se proceda al derribo del edificio y lo han hecho con un concentración, a partir de las siete de la tarde, frente al Obispado de Bilbao, en la plaza Nueva bilbaína, a la que los asistentes han acudido vestidos de negro, guardando “riguroso luto”, y con velas para expresar su pesar por lo que consideran que será “el fallecimiento” del barrio si se materializa el proyecto.

Los responsables de la Plataforma han advertido de que ese derribo puede ser “inminente” y está pendiente de la aprobación de la licencia por parte del Ayuntamiento de Bilbao, al que acusan de no estar “dando una solución” al problema.

Según han explicado, el Obispado, como “impulsor del proyecto”, es el máximo responsable de que “las obras de demolición, excavación y construcción se lleven a cabo”. Por ello, le han pedido, “una vez más, esta vez a la Diócesis de Bilbao, que se posponga el inicio de las obras”. “El ruido y polvo del derribo es incompatible con la correcta ventilación de los espacios cerrados, tan necesaria en tiempos de pandemia. Las autoridades sanitarias establecen la ventilación como uno de los mecanismos fundamentales para prevenir los contagios de Covid-19”, han recordado.

Los integrantes de la Plataforma han señalado que esta concentración es la despedida al obispo de Bilbao, Mario Iceta, que este sábado toma posesión como nuevo arzobispo de Burgos, “y deja tras de sí un serio problema en la Diócesis”.

“Se va sin haberse pronunciado sobre el problema que suponen las obras para el vecindario y la comunidad escolar. Se va justo antes de que la justicia se pronuncie sobre la legalidad de la recalificación y el proyecto, en un contencioso que espera pronta sentencia del TSJPV”, han criticado.

Asimismo, los miembros de Abando Habitable han aprovechado para “dar la bienvenida al nuevo obispo” y esperan que el nuevo prelado “sí tenga en cuenta la salud de los niños y vecinos del barrio de Abando”. “Porque su salud está en juego, le solicitamos que no realice la demolición”, han pedido en la concentración.

Emisivas al Papa Francisco

Además de esta acción de protesta también han realizado hace unos días un envío masivo de cartas al Papa Francisco, en la que le expresan su preocupación por la “actuación inmobiliaria” que está desarrollando la Diócesis de Bilbao para construir “un gigantesco edificio de ocho plantas y cuatro sótanos”.

En este sentido, en las misivas advierten del “perjuicio urbanístico” que se va a ocasionar al “colmatar el último espacio aireado al barrio” y “por lo que pueda afectar a los niños de la escuela pública situada enfrente”.

Asimismo, le trasladan su sorpresa por el procedimiento que se ha utilizado, “favoreciendo, por medio de una recalificación de suelo sub iúdice, la especulación inmobiliaria, algo muy ajeno a los principios cristianos”.

To Top