19 de abril de 2024 | 10:48

Bilbao

Un 54% de los bilbaínos afectados por delitos no han denunciado

Un 54% de los bilbaínos afectados por delitos no han denunciado

Jeickson Sulbaran

27 de febrero de 2024 | 12:55 pm

En el corazón de Bilbao, la vibrante vida de sus calles esconde una realidad que preocupa a sus habitantes: la inseguridad. Recientes estudios muestran que un 54% de los bilbaínos que han sido víctimas de delitos no han acudido a las autoridades para denunciar. Esta cifra, aunque alarmante, abre la puerta a una reflexión profunda sobre el tejido social y la confianza en los mecanismos de seguridad pública de la ciudad.

El sentir de seguridad de los ciudadanos es un indicador clave del bienestar social. En Bilbao, este termómetro ha mostrado fluctuaciones que merecen atención. Según el Estudio de Percepción de Seguridad y Victimización, la inseguridad ciudadana se ha posicionado como el principal problema para el 28,6% de la población, reflejando un incremento respecto al año anterior. Esta cifra no solo habla de la experiencia directa con el delito, sino también del clima de incertidumbre que se respira en algunos barrios.

Entre la denuncia y el silencio

El proceso de denunciar un delito es, en muchos casos, el primer paso para recuperar no solo lo perdido, sino también la sensación de seguridad. Sin embargo, el hecho de que más de la mitad de los afectados opten por el silencio plantea interrogantes sobre las barreras existentes. ¿Es acaso la desconfianza en una resolución efectiva? ¿O el miedo a represalias? La implementación de las «denuncias exprés» fue un paso hacia la facilitación de este proceso, pero los números sugieren que aún hay mucho camino por recorrer para fortalecer la confianza ciudadana en sus fuerzas de seguridad.

La seguridad en Bilbao se vive y se percibe de manera diversa a lo largo y ancho de sus distritos. Mientras algunos vecinos disfrutan de una tranquilidad relativa, otros sienten el peso de la inseguridad en su día a día. Esta disparidad es un recordatorio de que las políticas de seguridad deben ser sensibles a las particularidades de cada zona, entendiendo que no hay soluciones únicas para problemas complejos.

El estudio también revela que, a pesar de los esfuerzos, la percepción general de seguridad ha ido en descenso. Este dato, lejos de ser desalentador, debe servir como motor para el rediseño y la implementación de estrategias más efectivas y cercanas a la ciudadanía.

La seguridad es un tejido que se construye día a día con la participación activa de todos los miembros de la comunidad. Es fundamental que los bilbaínos se sientan parte de este proceso, no solo como observadores sino como actores clave. La comunicación bidireccional entre ciudadanía y autoridades es esencial para adaptar las estrategias de seguridad a las necesidades reales de la población.

Hacia un Bilbao más seguro

Un 54% de bilbaínos no denuncia delitos

En última instancia, la seguridad en Bilbao es un desafío compartido que requiere del compromiso de todos: autoridades, ciudadanía y organismos sociales. Solo a través de un esfuerzo conjunto se podrá revertir la tendencia y construir un entorno donde la confianza en la seguridad pública sea la norma, no la excepción. La participación ciudadana, la transparencia en la gestión y la innovación en las políticas de seguridad serán pilares fundamentales en este camino hacia un Bilbao más seguro para todos.

Más noticias