19 de mayo de 2024 | 8:13

Bizkaia

Bilbao y Manchester casos de estudio en la atracción de ciudades sin dependencia del ferrocarril

Empresas vascas en el primer AVE de hidrógeno

Jesús Carames

15 de abril de 2024 | 6:45 pm

El AVE llegará a Bilbao en 2027

La atracción de una ciudad no depende exclusivamente de su conectividad ferroviaria, aunque esta pueda jugar un papel importante en la movilidad regional. La verdadera medida de la atracción de una ciudad se encuentra en su capacidad para generar un entorno propicio para los negocios, la innovación y la calidad de vida. Ejemplos notables de esto son Bilbao y Manchester, que han transformado su atractivo global a través de la innovación y el desarrollo, más allá de las conexiones ferroviarias.

El resurgimiento de Bilbao: Un modelo de regeneración urbana

Hace unas décadas, Bilbao no era precisamente un destino turístico destacado en el norte de España. Sin embargo, intervenciones urbanas significativas a finales del siglo XX transformaron la ciudad en un vibrante centro cultural y de negocios. El Museo Guggenheim Bilbao, inaugurado en 1997, es frecuentemente citado como un catalizador de este cambio, dando lugar al llamado «efecto Bilbao», que destaca el impacto positivo de la inversión en infraestructura cultural sobre la regeneración urbana y el turismo. Este fenómeno ha demostrado que las ciudades pueden revivir su economía y elevar su perfil internacional independientemente de su conectividad ferroviaria.

Manchester: Diversificación económica y conectividad aérea

Como tercera ciudad más grande del Reino Unido, Manchester ha demostrado que la diversificación económica y una fuerte conectividad aérea pueden compensar la menor dependencia de las conexiones ferroviarias intercontinentales. Con un aeropuerto que ofrece vuelos a destinos globales como Dubái y Hong Kong, Manchester ha atraído inversiones significativas en sectores como la finanza y la tecnología, lo que ha estimulado su economía local y atraído a empresas de alto perfil.

La importancia de la conectividad aérea sobre la ferroviaria

La experiencia de Bilbao y Manchester subraya que la conectividad aérea puede ser más crucial para la atracción de ciudades que la ferroviaria, especialmente en el contexto de la globalización y los negocios internacionales. Mientras el ferrocarril es vital para la movilidad regional y nacional, los aeropuertos facilitan un alcance global que los trenes no pueden ofrecer, especialmente en ciudades no capitales o alejadas de los principales ejes ferroviarios.

El desarrollo de Bilbao y Manchester ilustra cómo las ciudades pueden prosperar y atraer a visitantes y negocios internacionales a través de estrategias que no dependen exclusivamente del ferrocarril. Estos casos demuestran que con las políticas adecuadas y la inversión en infraestructuras clave, las ciudades pueden superar limitaciones geográficas o infraestructurales y posicionarse como líderes en la economía global. La planeación urbana y la inversión en cultura y tecnología son, por tanto, cruciales para la atracción y el crecimiento de las ciudades en el siglo XXI.

Más noticias