18 de mayo de 2024 | 9:48

Bizkaia

Bizkaia a la cola en creación de centros de menores

Destaca directamente los problemas en el Centro del Vivero, al cual se mudaron los menores del Centro de Amorebieta de manera temporal hasta que se complete su renovación.

Jeickson Sulbaran

13 de septiembre de 2023 | 2:45 pm

Por una decisión polémica de la Diputación de Bizkaia y la dejadez de la empresa gestora, el Centro del Vivero enfrenta un futuro incierto que repercute directamente en el bienestar de los menores tutelados.

La Alarma de la Fiscalía

La Fiscalía ha señalado claramente que Bizkaia está a la cola en Euskadi en lo que respecta a la creación de centros para menores no tutelados. Este retraso en el compromiso institucional ha resultado en una serie de problemas graves, incluida una tardanza de más de tres meses en la tutela formal de los menores. Este lapso no solo es legalmente cuestionable sino éticamente irresponsable. Además, la falta de intervención terapéutica adecuada agudiza los problemas disciplinarios.

La Situación del Centro del Vivero

El caso más representativo de esta negligencia es el Centro del Vivero, al cual se trasladaron los menores del Centro de Amorebieta de forma provisional. No se trata solo de un traslado físico, sino de una ruptura en la estabilidad emocional y psicológica de estos jóvenes. Con este cambio, las autoridades han relegado la importancia de proporcionar un entorno seguro y adecuado para el desarrollo de los menores.

El Papel de la Diputación y Landalan

La Diputación de Bizkaia y la empresa Landalan, que gestiona la infraestructura social, han sido señaladas como directamente responsables del cierre del centro y, por ende, del despido de sus trabajadores. Los trabajadores han manifestado su indignación no solo por el despido inminente, sino también por las duras condiciones laborales que han tenido que soportar durante casi dos décadas.

Reducción Drástica de la Plantilla

En el último año, la plantilla del centro se ha reducido drásticamente, pasando de 50 a 19 trabajadores. Esta reducción ha venido acompañada de una ausencia de medidas compensatorias o soluciones a largo plazo, poniendo en tela de juicio la calidad del cuidado que se ofrece a los menores.

Impacto en la Comunidad Educativa y Policial

La gestión deficiente de la Diputación ha llevado a quejas formales por parte de los educadores y las comisarías de policía. Se percibe una falta de coordinación y estrategia en la forma en que la Diputación aborda la cuestión de la protección de menores, lo que la coloca en una posición de desventaja frente a los demás territorios de Euskadi.

Incertidumbre para el Futuro

La huelga indefinida iniciada por los trabajadores del centro pone de relieve el nivel de desesperación y el hartazgo de quienes están en primera línea del cuidado de los menores. El futuro de estos jóvenes queda en la incertidumbre, afectados tanto por el cierre del centro como por la falta de planes sostenibles para su reubicación y atención.

Una Llamada a la Acción Inmediata

Este escenario no solo pide, sino que exige, una revisión profunda y una acción inmediata por parte de las autoridades pertinentes. No se trata solo de un asunto administrativo, sino de una responsabilidad social y ética que la Diputación de Bizkaia debe asumir sin más demora. El bienestar de los menores tutelados y el respeto a los profesionales que se encargan de su cuidado no pueden ser sacrificados en el altar de la incompetencia administrativa.

Más noticias