21 de febrero de 2024 | 11:17

Bizkaia

Casco Viejo y Solokoetxe más cerca que nunca gracias a nueva rampa

Casco Viejo y Solokoetxe, más cerca que nunca gracias a nueva rampa de accesibilidad

Jeickson Sulbaran

13 de febrero de 2024 | 11:49 am

El Ayuntamiento de Bilbao ha emprendido una significativa mejora en la accesibilidad entre el Casco Viejo y Solokoetxe con la nueva rampa, un proyecto que refleja el compromiso continuo de la ciudad con la inclusión y la facilidad de movimiento para todos sus habitantes. Esta iniciativa no es solo una obra civil, sino un paso hacia una ciudad más integradora y accesible.

La esencia de este proyecto radica en la construcción de una nueva rampa para Casco Viejo, diseñada para reemplazar la actual, que no cumple con los estándares de accesibilidad necesarios. La rampa existente, con una pendiente superior al 8% y una anchura máxima de 1,4 metros, presenta claras limitaciones para su uso por parte de personas con movilidad reducida. En este contexto, la nueva rampa no es solo una mejora física, sino también un símbolo de la adaptación de la ciudad a las necesidades de todos sus ciudadanos.

Un diseño pensado para todos, combinando funcionalidad y estética

La nueva rampa para Casco Viejo, que seguirá el trazado de la existente, se extenderá en una longitud de unos 70 metros y estará dividida en tres tramos con descansillos, garantizando una pendiente que no excederá el 8%. Su anchura mínima de 2 metros asegura una mayor comodidad y seguridad para su uso. Este diseño cuidadoso no solo mejora la accesibilidad, sino que también embellece el entorno urbano, integrándose armoniosamente en el paisaje de la ciudad.

Más allá de la rampa, el proyecto incluye la sustitución del césped por un pavimento drenante entre la nueva estructura y la fachada del CEIP Solokoetxe, manteniendo los árboles actuales. Esta intervención mejorará el aspecto del área y facilitará su mantenimiento futuro. Además, se construirán dos nuevos muros de contención y una pasarela de acceso al instituto, con un diseño que combina funcionalidad y estética.

El impacto de estas mejoras va más allá de la simple conexión entre dos puntos de la ciudad. Representa una apuesta por una Bilbao más inclusiva y accesible, un lugar donde las barreras arquitectónicas se reducen para dar paso a un espacio urbano más amigable y abierto a todos sus habitantes. La inversión de 299.080 euros y el plazo de ejecución de cuatro meses reflejan la importancia y urgencia de este proyecto para la ciudad.

Con la realización de este proyecto, Bilbao no solo estrecha la distancia física entre el Casco Viejo y Solokoetxe con la nueva rampa, sino que también refuerza su compromiso con una ciudad más inclusiva y accesible para todos. La nueva rampa es un paso hacia adelante en la construcción de un entorno urbano que acoge y respeta la diversidad de sus ciudadanos, demostrando que Bilbao es una ciudad que mira hacia el futuro sin dejar a nadie atrás.

Más noticias