21 de febrero de 2024 | 9:44

Bizkaia

El trágico suceso en Deba: debate sobre la regulación en la práctica de la caza

El trágico suceso en Deba el debate sobre la seguridad y regulación en la práctica de la caza

María José Gonzalez

20 de diciembre de 2023 | 8:00 am

El reciente fallecimiento de una mujer en Deba, causado por el alcance de una bala, ha puesto en el foco de atención al mundo de la caza y sus regulaciones. Javier Varona, presidente de la Federación de Bizkaia de Caza, describe el incidente como un «cúmulo de circunstancias fatales» y destaca la importancia de seguir estrictas normas de seguridad. Este suceso de Deba ha generado un debate social sobre la seguridad en la caza y la necesidad de una regulación más estricta para prevenir incidentes similares.

Varona señala que los cazadores deben respetar ciertas distancias y normativas para asegurar la seguridad, especialmente cerca de viviendas. La preocupación por la seguridad no es nueva; vecinos de Artxanda ya habían expresado su inquietud por la proximidad de los cazadores a sus hogares. Además, se establecen zonas de seguridad en ciertas áreas para limitar la caza, permitiéndola solo en circunstancias excepcionales.

Normativas y medidas preventivas en la caza: Una perspectiva necesaria

El reglamento de caza establece que los cazadores deben mantener una distancia mínima de 200 metros de cualquier vivienda y disparar siempre de espaldas a ella. Javier Varona enfatiza la importancia de no disparar sin tener visibilidad completa del punto donde parará la bala. Este tipo de precauciones son esenciales para prevenir accidentes.

La legislación vigente en materia de caza, recogida en la Ley 2/2011 y sus modificaciones, establece las directrices para la práctica de batidas. Tras sucesos como el de Deba, se plantea la necesidad de revisar y posiblemente reforzar estas regulaciones para garantizar la seguridad tanto de los cazadores como de la población en general.

El papel de las federaciones y la responsabilidad en la caza

La Federación de Caza juega un papel crucial en la formación y regulación de los cazadores. En el suceso de Deba, la cuadrilla implicada, compuesta por 25 cazadores federados, contaba con el permiso correspondiente de la Diputación para realizar una batida de jabalíes. Este tipo de actividades están reguladas y supervisadas, pero el incidente subraya la necesidad de una vigilancia y control aún mayores.

La Ertzaintza, al intervenir en el lugar, evidenció la importancia de una respuesta rápida y efectiva de las autoridades en casos de emergencia. Este suceso recalca la responsabilidad que tienen los cazadores y las federaciones en asegurar que las prácticas de caza se realicen de manera segura y conforme a la ley.

El suceso en Deba nos recuerda la importancia de abordar la caza con el máximo respeto y precaución. Las regulaciones existen para proteger a todos los involucrados, y es esencial que se cumplan rigurosamente. La caza, como actividad, debe equilibrar la pasión por la afición con un compromiso inquebrantable con la seguridad y el respeto por la vida y la propiedad.

Más noticias