Bizkaia

Desmadre en la Fiesta de la Magdalena a pesar del puño de hierro del Lehendakari

Los jóvenes siguen desatados en Bizkaia e ignoran las medidas restrictivas

Aunque la gran Fiesta de la Magdalena, celebrada mayoritariamente en Bermeo y también en Barakaldo, se ha suspendido de forma oficial por la pandemia, para los jóvenes no hay restricción. Nuevamente se han dado avisos de la Ertzaintza para disolver botellones a lo largo y ancho de Bizkaia. Y eso que el Lehendakari Urkullu está haciendo todo lo que puede para contenerlos.

De hecho, sabiendo que venía La Magdalena y que después será cualquier fiesta a lo largo de Euskadi, desde Lakua se matan con lograr algún guiño desde Madrid. Al no poder tomar medidas que violen los derechos y las libertades de los vascos sin el consentimiento del Gobierno central, Urkullu ha llamado a la responsabilidad.

Magdalena
La Magdalena de Bermeo, a pesar de estar oficialmente suspendida, desata a los jóvenes

Medidas tras el desmadre de La Magdalena

Ante las dificultades para implantar un toque de queda, el Lehendakari ha pedido que se haga de forma voluntaria entre las 01:00 y las 06:00. Como lo oyen, toque de queda voluntario. Es decir, se recomienda, pero si estás en la calle no te pueden decir nada.

Los jóvenes, que hasta ahora no han pasado por el aro, difícilmente lo harán si simplemente es voluntario. Eso sí, con los botellones, ya sea la Magdalena en Bermeo, semana grande en Bilbao, o lo que toque, se ha dado orden a las fuerzas y cuerpos de seguridad para que sean implacables.

Toque de queda para menores de 35 años

Y es que los contagios no dejan de subir en Bizkaia. A pesar de las vacunas. La gran mayoría son jóvenes, que se contagian en fiestas multitudinarias, botellones y ese tipo de reuniones sociales. Las cifras siguen subiendo y desde el LABI ya no saben qué hacer.

La última medida que tienen entra manos es solicitar a Pedro Sánchez permiso para introducir toque de queda únicamente para menores de 35 años. Una medida drástica con el único fin de evitar desmadres como el vivido en Bermeo, durante la Magdalena.

To Top