23 de julio de 2024 | 5:22

Bizkaia

Galdakao amplía la residencia de mayores gracias al legado de Esteban Loroño

Jesús Carames

4 de abril de 2023 | 8:03 am

El municipio vizcaíno de Galdakao finalmente cumplirá con la última voluntad de Esteban Loroño, un vecino que, antes de fallecer en 2005, donó 634.000 euros al Ayuntamiento con la única condición de que se destinaran a construir una residencia para mayores. Después de 18 años, la herencia se invertirá en la ampliación de la residencia San Andrés de Zuhatzu, y el nuevo edificio llevará el nombre de Esteban Loroño en reconocimiento a su generosa contribución.

Generosidad de Esteban Loroño para la residencia de Galdakao

Durante su vida, Esteban Loroño regentó un taller de reparación de coches en Galdakao. No imaginaba que llevaría casi dos décadas para que su legado se materializara en una obra concreta en beneficio de los mayores de su comunidad. Durante estos años, el Consistorio y la Diputación foral presentaron diversas propuestas para invertir el dinero donado, pero ninguna cumplía con las expectativas de los descendientes del fallecido.

Finalmente, el Ayuntamiento de Galdakao utilizará los más de 600.000 euros para sufragar parte de las obras de ampliación de la residencia San Andrés de Zuhatzu. Entre las mejoras previstas se encuentran el aislamiento del edificio, la construcción de terrazas, una zona de solárium y nuevos baños. El nuevo edificio se llamará Esteban Loroño en honor al benefactor.

Esta inversión en la residencia de mayores es una muestra de la importancia de atender a las necesidades de las personas mayores en la sociedad, especialmente en un momento en que la población envejece a un ritmo cada vez mayor. Las residencias de mayores ofrecen un espacio seguro y confortable para aquellos que requieren asistencia y atención especializada, aliviando la carga de sus familias y asegurando una calidad de vida digna.

La generosidad de Esteban Loroño y la decisión del Ayuntamiento de Galdakao de invertir en la ampliación de la residencia de mayores ponen de manifiesto la necesidad de colaboración entre la administración pública y los ciudadanos para mejorar las condiciones de vida de los más vulnerables. El legado de Esteban Loroño servirá como recordatorio de la importancia de la solidaridad y la responsabilidad social en la construcción de un entorno más justo e inclusivo para todos.

Más noticias