16 de julio de 2024 | 4:17

Bizkaia

La invasión de los perros en Bizkaia: Más mascotas que niños

Jesús Carames

18 de junio de 2024 | 7:46 am

Los índices de natalidad bajan año tras año en Euskadi, mientras que el número de mascotas, especialmente perros, aumenta paulatinamente. Esta tendencia se refleja de manera significativa en Bizkaia, donde los datos muestran una notable diferencia entre la población infantil y la canina. En Bizkaia, hay 11,8 perros por cada 10 niños y niñas, lo que indica que la presencia de perros supera ampliamente a la de menores de 15 años.

Contexto en Bizkaia

En el contexto de Euskadi, Bizkaia no es la única provincia que muestra una alta proporción de perros en comparación con los niños. Álava también presenta un ratio de 11,8 perros por cada 10 menores de 15 años, mientras que Gipuzkoa tiene un ratio ligeramente inferior, con 10,8 perros por cada 10 niños. Navarra, aunque con cifras algo más bajas, sigue la misma tendencia con 10,6 perros por cada 10 menores.

Desigualdad en la distribución

A pesar de estas cifras generales, la distribución de la relación entre perros y niños no es uniforme en todas las comarcas de Bizkaia. En el Gran Bilbao, la proporción es de 9,92 perros por cada 10 niños y niñas, una cifra más equilibrada comparada con otras regiones. Sin embargo, en zonas con menor natalidad, las diferencias se acentúan significativamente.

Por ejemplo, en las Encartaciones, la proporción alcanza los 25,50 perros por cada 10 niños, lo que refleja una clara preponderancia de la población canina. Este patrón se repite en otras áreas con baja natalidad como la Montaña Alavesa (43,73) y Gorbeialdea (36,47).

Factores detrás de la tendencia

El incremento en el número de perros como mascotas puede deberse a varios factores. La urbanización y los cambios en los estilos de vida han llevado a muchas personas a optar por tener perros en lugar de tener hijos. La soledad y la necesidad de compañía en una sociedad cada vez más individualista también juegan un papel importante. Además, los perros no solo son vistos como mascotas, sino como miembros de la familia que proporcionan apoyo emocional y seguridad.

Implicaciones sociales

Esta tendencia tiene diversas implicaciones sociales. Por un lado, el aumento en la población canina requiere de mayores recursos y servicios para su cuidado, como parques para perros, clínicas veterinarias y servicios de adiestramiento. Por otro lado, la disminución de la población infantil puede afectar a largo plazo la estructura demográfica y económica de la región, con posibles impactos en el sistema educativo y en la futura fuerza laboral.

Más noticias