22 de mayo de 2024 | 3:56

Bizkaia

Lío en Selectividad de Bizkaia por los pijos y cayetanos

Jesús Carames

9 de junio de 2023 | 1:37 pm

El Punto de Ignición: Un Comentario de Texto

Un vistazo a cualquier grupo de WhatsApp de estudiantes vascos durante estos días revelaría una sorprendente e inusual tendencia: la proliferación de un texto polémico. Este no es otro que el análisis de una columna de opinión de Miguel Miranda en el Periódico de Aragón, un texto seleccionado para la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) que se ha convertido en una auténtica mecha encendida.

‘Pijos’ y ‘Cayetanos’: Una Lengua en Evolución

El artículo en cuestión iniciaba con una afirmación contundente: «La gente joven ya no habla de pijos, sino de Cayetanos». Y así, la ‘evolución del lenguaje’ dejaba su huella en los exámenes de Selectividad de Euskadi, alentando a los estudiantes a analizar y debatir sobre estos términos peyorativos asociados a las clases altas. Pero, ¿era este un tema adecuado para un examen de Lengua Castellana?

Un Debate de Doble Filo

La controversia no se hizo esperar. ¿Era un examen con un contenido más cercano a la realidad juvenil que un análisis de Góngora o Machado algo a celebrar? ¿O era una prueba más del supuesto ‘bajo nivel intelectual’ de las nuevas generaciones, que parecen más familiarizadas con los términos peyorativos de las redes sociales que con las complejidades del Cantar del Mio Cid?

Por supuesto, hay quienes apuntan a la Universidad del País Vasco (UPV) como la principal culpable de esta tormenta en un vaso de agua. Sin embargo, hay quienes defienden a la institución, argumentando que la universidad solo está adaptándose a la preparación y los intereses de los estudiantes actuales.

¿Una Cuestión de Estereotipos?

Más allá de la naturaleza del examen, la polémica ha desatado una oleada de reflexiones sobre la ética de alimentar estereotipos en un examen público. De los aproximadamente 13.000 alumnos que se presentaron al examen de la EBAU, seguro que hubo quienes se sintieron ofendidos por la generalización y la etiquetación.

¿Qué hubiera ocurrido si el texto hubiera hablado de ‘Perroflautas’ o ‘Podemitas’ en lugar de ‘Pijos’ o ‘Cayetanos’? ¿Habría la misma reacción, la misma indignación? ¿O es acaso la prueba de un sesgo social tácito y peligrosamente aceptado?

Una Polémica para Reflexionar

La conclusión de la columna de Miguel Miranda, que se describe a sí mismo como «orgulloso hijo de un albañil que nunca aspiró a ser un Cayetano gilipollas», sin duda arroja más leña al fuego del debate. ¿Hemos cruzado una línea? ¿Hemos convertido el lenguaje, esa hermosa herramienta de comunicación y expresión, en una arma de división y confrontación?

Lo que es indudable es que esta polémica ha sacudido la EBAU vasca y ha abierto un necesario debate sobre el papel de la lengua en la sociedad contemporánea. Un debate que debería llevarnos a una reflexión más profunda y a un uso más responsable y consciente del lenguaje en todas sus formas. Porque, después de todo, el lenguaje nos define y nos une, y debería ser una fuente de comprensión y respeto, y no de conflicto y división.

Más noticias