17 de abril de 2024 | 3:51

Bizkaia

Los montes bocineros de Bizkaia una tradición que se celebra este año en Kolitza

Numerosos entusiastas se unen cada año en la subida tradicional a los Montes Bocineros

Jeickson Sulbaran

4 de octubre de 2023 | 2:37 pm

El Legado de las Cumbres Bocineras

Los montes tienen una historia que contar. En Bizkaia, esa narrativa se transmite a través del eco de los cuernos que resuenan en las cinco cimas más emblemáticas del territorio: Kolitza, Ganekogorta, Gorbea, Sollube y Oiz. Estos montes, conocidos como bocineros, tienen el honor de ser los protagonistas de un evento que ha sobrevivido generaciones, consolidándose como una de las tradiciones más arraigadas del País Vasco.

Un Llamado Histórico

Según la leyenda, el sonido del cuerno, o bocina, anunciaba la convocatoria de reuniones en Gernika. Un llamado que, más allá de ser solo una señal, es un símbolo de unidad y tradición que une a los pueblos de Bizkaia. Este año, el sábado 7 de octubre, el monte Kolitza en Balmaseda se prepara para recibir a aquellos dispuestos a emular esta tradición durante la XVIII edición del Día de los Montes Bocineros.

Ascenso al Kolitza: Un Viaje de Tradición y Deporte

La ascensión a la cima del Kolitza es una travesía de 6 kilómetros que comienza en la plaza del Ayuntamiento de Balmaseda, culminando en la ermita de San Roque, lugar que ostenta una vista privilegiada del paisaje encartado. A las 12.00 horas, los cuernos vuelven a sonar, rememorando antiguas tradiciones vizcaínas que llevan realizándose desde el 2004.

El club Balmaseda Mendi Taldea, anfitrión este año, ha tenido el honor de liderar la edición 2023, pero como manda la costumbre, el testigo se pasará al club Sollube 707 de Bermeo para que organice el ascenso al monte Sollube en 2024.

Un Día de Celebración en la Cumbre

Más allá del esfuerzo físico, el Día de los Montes Bocineros se ha transformado en una festividad. Tras el tañido de los cuernos, la cima se convierte en una zona festiva donde la música, los bailes tradicionales y la camaradería son protagonistas. Aquellos que han realizado la subida pueden disfrutar de un pequeño aperitivo, cortesía de la organización, que se instala en el refugio cercano a la cumbre.

Un Símbolo de Resistencia y Tradición

Pese a las adversidades, como el parón provocado por la pandemia, el Día de los Montes Bocineros persiste, siendo ya considerado una marcha clásica entre los amantes de la montaña y las tradiciones vascas. El último evento tuvo lugar en el Gorbea, y este año, se espera una gran afluencia en el Kolitza, mostrando que la tradición no solo sobrevive, sino que se fortalece con cada nuevo ascenso.

Conclusión

Los Montes Bocineros de Bizkaia son más que simples elevaciones del terreno; son custodios de una tradición que resuena en el corazón de los vascos. En un mundo en constante cambio, eventos como el Día de los Montes Bocineros nos recuerdan la importancia de preservar y celebrar las tradiciones que definen nuestra identidad y cultura.

Más noticias