21 de mayo de 2024 | 12:25

Deportes

Bilbao celebra a lo grande con el Athletic Club el campeonato de Copa

Bilbao celebra a lo grande Athletic Club campeón de Copa (2)

Jeickson Sulbaran

12 de abril de 2024 | 10:38 am

El Athletic Club de Bilbao se corona campeón de la Copa del Rey, una celebración que transforma la ciudad en un mar rojiblanco

Ayer, la ciudad de Bilbao se vistió de gala para recibir a los héroes del Athletic Club tras su victoria en la Copa del Rey. La multitudinaria acogida refleja no solo un triunfo en el campo de juego, sino también la unión y el fervor de una comunidad que se vuelca con su equipo.

Desde el sábado en Sevilla, donde el equipo se enfrentó al Real Club Deportivo Mallorca, hasta el regreso triunfal a Bilbao, la ciudad ha sido testigo de una efusividad que se repite con cada logro del Athletic. La Ría de Bilbao se convirtió en el escenario de una procesión histórica, con la gabarra del Athletic navegando hacia el Ayuntamiento, un ritual que revive el espíritu de las celebraciones de 1984, año de la anterior victoria copera del equipo.

Los detalles del homenaje son un reflejo de la tradición y la modernidad

En la plaza del Ayuntamiento, largas banderolas rojiblancas y el cartel con la palabra «txapeldunak» («campeones» en vasco) adornaban el ambiente. Los jugadores del Athletic, acompañados por la directiva, fueron recibidos por dantzaris de Beti Jai Alai y miembros de Salbatzaile Dantza Taldea, recreando la bienvenida que se les brindó hace casi cuatro décadas.

Bilbao celebra a lo grande Athletic Club campeón de Copa (2)

El acto continuó con un aurresku de honor, danza tradicional vasca, en el Salón Árabe del Ayuntamiento, seguido de discursos que no solo celebraron la victoria, sino que también rememoraron desafíos pasados, como las inundaciones que devastaron Bilbao hace 40 años. Es un recordatorio de la resiliencia de una ciudad que ha sabido sobreponerse a la adversidad y encontrar en su equipo de fútbol una fuente constante de alegría y orgullo.

La jornada culminó con la aparición de los jugadores en el balcón del Ayuntamiento, donde fueron aclamados por decenas de miles de bilbaínos. El vínculo entre el equipo y sus seguidores es palpable, una relación forjada a lo largo de generaciones y celebrada en cada victoria. Este evento no es solo deportivo, sino también un acto de comunidad y un reflejo de la identidad bilbaína.

Posteriormente, la celebración se trasladó por las principales arterias de la ciudad, con la plantilla y la directiva del club recorriendo las calles en un autobús descubierto, otra tradición que permite a los aficionados compartir directamente la alegría con sus ídolos.

Este tipo de eventos tiene un impacto profundo no solo en el ánimo de la ciudad, sino también en su economía. Los bares, restaurantes y comercios se llenan, demostrando cómo el fútbol puede ser un motor económico importante. Además, el evento refuerza la imagen de Bilbao y de Bizkaia en el panorama internacional, destacando la pasión y la cultura única de esta región.

En resumen, la victoria del Athletic es más que un triunfo deportivo; es una celebración de la identidad y el espíritu comunitario de Bilbao. Cada vez que el equipo gana, no solo levanta un trofeo, sino también el corazón de toda una ciudad. En estos momentos, cuando los jugadores gritan «txapeldunak», resonando en cada rincón de Bilbao, reflejan no solo un grito de victoria, sino un eco de pertenencia y orgullo compartido.

Más noticias