18 de mayo de 2024 | 8:36

Deportes

El Athletic elimina al Eibar de la Copa por la vía rápida

Jesús Carames

7 de enero de 2024 | 9:03 pm

Villalibre y Muniain lideran al Athletic en su triunfo ante Eibar (0-3)

El Athletic Club, con una destacada actuación de Asier Villalibre y Iker Muniain, selló su pase en la Copa tras imponerse al Eibar en un encuentro marcado por la eficacia ofensiva y la solidez defensiva. La escuadra de Ernesto Valverde demostró su superioridad en un duelo que, desde el inicio, se inclinó a favor de los rojiblancos, dejando en claro su aspiración en la competición.

Una primera parte decisiva para el Athletic

El Athletic no tardó en dejar su huella en el partido, con Villalibre y Muniain como protagonistas. La apertura del marcador llegó de la mano de Villalibre, quien finalizó con precisión una excelente jugada iniciada por Nico Williams. Este gol inicial dio paso a un dominio absoluto del equipo de Valverde. Muniain, con su habilidad y visión de juego, aumentó la ventaja con un tanto que reflejaba la calidad del equipo bilbaíno.

El Eibar, por su parte, no logró materializar sus oportunidades. Una intervención clave del portero Julen Agirrezabala, que detuvo un disparo peligroso de Bautista, mantuvo al Athletic por delante. Este momento fue crucial, ya que poco después, Villalibre volvió a anotar, estableciendo un contundente 0-3 al descanso.

La primera mitad del encuentro fue un claro reflejo de la eficacia y el control del Athletic, un equipo que supo aprovechar cada oportunidad y minimizar las amenazas del rival. La solidez mostrada en este período fue determinante para el desenlace del partido.

Defensa sólida y gestión del partido en la segunda mitad

En la reanudación, el Athletic continuó mostrando su fortaleza defensiva. A pesar de algunos momentos de presión por parte del Eibar, la defensa rojiblanca, comandada por un impecable Agirrezabala, se mantuvo firme. El Eibar buscó reducir distancias, pero se encontró con una barrera infranqueable.

El equipo de Valverde, consciente de su ventaja, gestionó el partido con inteligencia. Manteniendo la posesión y controlando el ritmo del juego, el Athletic evitó que el Eibar encontrara caminos para inquietar su portería. Esta actitud no solo reflejó la madurez táctica del equipo, sino también su capacidad para adaptarse a las circunstancias del encuentro.

El Athletic confirmó, una vez más, su condición de equipo compacto y difícil de batir. Con una combinación de talento ofensivo y solidez defensiva, los leones se perfilan como un rival formidable en su camino en la Copa.

Más noticias