14 de junio de 2024 | 5:09

Deportes

El circo del Barça beneficia al Athletic

Nico Williams presenta su mejor temporada en el Athletic

Jesús Carames

17 de mayo de 2024 | 6:40 pm

Nico Williams no se moverá a un club en caída libre y sin un duro

Xavi Hernández, entrenador del Barça, vuelve a estar en la cuerda floja solo tres semanas después de ser ratificado por el presidente Joan Laporta.

Apenas tres semanas después de recibir el apoyo de Joan Laporta durante una emotiva cena de sushi, Xavi Hernández se encuentra nuevamente al borde del despido como entrenador del FC Barcelona. Según diversas fuentes, el detonante de esta situación han sido las declaraciones realistas de Xavi antes del partido de Liga contra el Almería, en las que expresó la difícil situación económica del club y admitió errores en la planificación deportiva.

«Ahora no es como hace 25 años, en que el entrenador pedía este jugador y ese otro. […] Ahora no podemos competir», manifestó Xavi, admitiendo que la planificación no había sido acertada y que «no era la intención» fichar a Vitor Roque en el mercado de invierno.

Estas palabras han sido consideradas una traición por parte de Laporta y su equipo, quienes creen que no se alinean con el compromiso que Xavi mostró durante la cena de la comisión deportiva en casa del presidente. En esa ocasión, Laporta, Yuste, Masip y otros directivos entendieron que Xavi se comprometía a sacar provecho de la actual plantilla para la próxima temporada, convenciéndolos de mantenerlo en el cargo.

Las declaraciones de Xavi provocaron una reacción inmediata entre algunos directivos, que ya eran contrarios a su continuidad. Estos directivos presionaron a Laporta para reconsiderar la posición de Xavi como entrenador del primer equipo.

El día después de las declaraciones, Laporta y el director deportivo, Deco, cancelaron su viaje con la plantilla a Almería, lo que generó especulaciones sobre su salud y aumentó la crisis interna. Todo esto ocurre mientras el club está bajo investigación de Hacienda por el aval presidencial, con pagos disfrazados de préstamos, lo que ha generado aún más tensiones institucionales en un club sin director general desde la salida de Ferran Reverter a principios de 2022.

Xavi y su hermano Óscar se han reunido durante horas con Alejandro Echevarría, asesor de Laporta, pero no ha habido ninguna reunión directa entre Laporta y Xavi.

Con la segunda plaza de la Liga prácticamente asegurada a dos jornadas del final, el Barça regresa de Almería en plena tormenta para preparar el partido del domingo en Montjuïc contra el Rayo Vallecano, el último en casa esta temporada. Hasta ahora, ninguno de los implicados en la decisión de relevo en el banquillo ha sido notificado formalmente. Cuando esto suceda, el club deberá iniciar una negociación para liquidar el contrato de Xavi y su equipo técnico, que tienen firmado hasta junio de 2025.

Xavi tiene asegurados unos 8 millones brutos para la próxima temporada, mientras que su staff se reparte unos 4 millones. En total, si Laporta decide despedirlos de manera unilateral, el club deberá pagar 12 millones.

Las alternativas a Xavi incluyen a Rafa Márquez, técnico del Barça Atlètic, y Hansi Flick, quien actualmente no tiene equipo y sería flexible para firmar como entrenador blaugrana en un contexto de dificultades económicas.

La situación actual pone de manifiesto las tensiones internas en el club y la necesidad de encontrar una solución rápida y efectiva para garantizar la estabilidad deportiva e institucional del FC Barcelona.

Más noticias