21 de mayo de 2024 | 9:23

Deportes

El fin de los ojeadores: la lucha por poseer el dato en el fútbol

Miguel Castillo

7 de junio de 2023 | 9:00 pm

El equipo que posea los datos tendrá los fichajes

En el mundo del fútbol, el poder ya no reside únicamente en las piernas de los jugadores, sino también en la capacidad para recoger, analizar y utilizar de forma efectiva los datos que éstos generan. La Inteligencia Artificial (IA) ha entrado en el terreno de juego y, con ella, han surgido nuevas preguntas acerca de la propiedad y el uso de esta valiosa información.

El scouting, es decir, la búsqueda y detección de talentos, ha cambiado radicalmente gracias a la IA. Las pruebas de habilidades y las evaluaciones físicas, antes realizadas manualmente por ojeadores y entrenadores, se están volviendo cada vez más automatizadas y precisas gracias a la implementación de algoritmos y sistemas de análisis basados en IA.

El valor de los datos en el fútbol moderno

Los datos generados por los jugadores tienen un valor incalculable en la estrategia deportiva moderna. El análisis de estos datos permite conocer en profundidad las habilidades y rendimiento de un jugador, lo cual facilita la toma de decisiones en torno a posibles fichajes, alineaciones y estrategias de juego.

Pero este tesoro de información también plantea una cuestión clave: ¿quién es el dueño de estos datos? ¿Pertenece esta información al jugador que la genera, al club que la recoge o a la empresa que proporciona las herramientas tecnológicas para su recopilación y análisis?

El debate sobre la propiedad de los datos

El panorama actual es complejo. Por un lado, los clubes argumentan que, al ser ellos los que invierten en la tecnología necesaria para la recopilación y análisis de datos, deberían tener la propiedad de la información generada. Además, alegan que los datos recogidos son una parte esencial de su estrategia competitiva y, por tanto, de su valor como entidad.

Por otro lado, los jugadores y sus representantes sostienen que ellos son los generadores de estos datos y, por tanto, deberían tener algún grado de control sobre su uso. Reclaman una mayor transparencia en la gestión de estos datos y demandan participar en las decisiones sobre cómo se utilizan y a quién se pueden vender o proporcionar.

Mientras este debate continúa, las grandes empresas de tecnología que proporcionan las herramientas de recopilación y análisis de datos observan desde la barrera. Sin lugar a dudas, también tienen un interés significativo en esta cuestión, ya que su negocio se basa en la capacidad de procesar y extraer valor de grandes volúmenes de datos.

El futuro del scouting y los datos en el fútbol

Lo que es indiscutible es que los datos y la IA han llegado al mundo del fútbol para quedarse. Estas tecnologías están revolucionando el scouting y cambiando la forma en que se valoran los jugadores.

Sin embargo, es necesario alcanzar un consenso sobre quién posee y controla los datos generados en el fútbol. El desafío está en equilibrar los intereses de todas las partes implicadas y garantizar un uso ético y transparente de esta valiosa información.

Es evidente que la tecnología seguirá siendo un jugador clave en el futuro del fútbol. Quien controle los datos, tendrá un gran poder en su mano. Pero, como en todo buen equipo, el éxito final dependerá de la capacidad para jugar limpio, trabajar juntos y respetar las reglas del juego.

Más noticias