13 de junio de 2024 | 1:09

Deportes

Nico Williams observa que el Barça no puede pagar las nóminas

Jesús Carames

19 de mayo de 2024 | 4:34 pm

Las especulaciones de la semana pasada sobre la imposibilidad de pagar nóminas de los futbolistas parecen confirmarse

La gestión económica del FC Barcelona bajo la presidencia de Joan Laporta está marcada por las exigencias de liquidez derivadas del déficit del año y los vencimientos de deuda en un contexto de gestión opaca, personalista y muy improvisada. Para hacer frente a estos desafíos y asegurar la liquidez necesaria, el club ha comenzado a negociar un nuevo préstamo que podría llegar a alcanzar los 100 millones de euros.

Un préstamo crucial para la supervivencia económica del Barça

El volumen final del préstamo dependerá del resultado de las negociaciones con Nike, la marca deportiva que patrocina el equipamiento del club. El FC Barcelona aspira a conseguir un ingreso promedio de unos 100 millones anuales mínimos, más cantidades adicionales en función de los resultados y el progreso en las grandes competiciones. A cambio, Nike quiere ampliar la duración del nuevo contrato hasta al menos diez años, a contar desde el 2028, cuando vence el actual.

En estas conversaciones se incluye una prima de hasta 100 millones por la firma, que la directiva del Barça podría aplicar a las cuentas de este mismo año 2024, compensando casi todo el déficit de explotación. Este déficit, que ya en los presupuestos se esperaba que fuera de al menos 59 millones, se ha ampliado a lo largo de la temporada.

El impacto de los resultados deportivos en los ingresos del club

Las malas campañas en la Champions League han reducido a 55 millones los ingresos de Nike, 10 millones menos que en 2023. La prima compensaría ampliamente este descenso de ingresos, que es consecuencia directa del pobre rendimiento deportivo del primer equipo masculino. Si el equipo se hubiera clasificado para las semifinales de la Champions, los ingresos habrían crecido en sintonía, en lugar de descender. En cualquier caso, la mejora del contrato también incluirá cláusulas vinculando ingresos a resultados deportivos.

La prima especial de Nike podría mejorar el fair play financiero del Barça, la regulación que impone La Liga a los clubes para acompasar sus inversiones en mejorar su plantilla deportiva a la solvencia financiera de sus cuentas. El gran sueño de Laporta, disponer de una chequera para mover el mercado, estaría más cercano.

Investigación de Hacienda y los problemas con el aval

La Agencia Tributaria está investigando los movimientos de la cuenta bancaria que la directiva de Joan Laporta utilizó para hacer frente a los gastos del aval que debió presentar antes de asumir la presidencia del Barça. Según informó el diario Ara, la nueva directiva pidió el aval a Banc Sabadell, que lo concedió por un importe de 124 millones de euros, con un tipo de interés del 2% anual. Los gastos del aval corren por cuenta de los directivos y en ningún caso puede asumirlos el club.

Para hacer frente a los pagos, los directivos constituyeron una cuenta solidaria que afrontó los pagos al banco gracias a tres ingresos de elevada cuantía, según publicó El Periódico. El más llamativo, de 350.000 euros, fue ordenado por la sociedad ISL Futbol Limited Liability Company, empresa de EE.UU. controlada por dos catalanes, Àlex Isern y Marc Segarra. Esta empresa es proveedora del club, lo que arroja sombras de incompatibilidad sobre el pago a los directivos.

El incierto futuro de Barça Studios (Barça Media)

Aún queda un gran problema por resolver. Ni la mejora del contrato con Nike ni el crédito bancario compensarían el posible fracaso del proyecto Barça Studios, rebautizado como Barça Media para salir a bolsa. Este proyecto lleva bloqueado por falta de fondos prácticamente un año y no tiene fecha conocida de reactivación.

En junio, el club debería recibir 100 millones para suscribir el 49% del capital de esta filial. Una parte importante, 40 millones, ya debería haberse ingresado a finales del año pasado. Pero el inversor, la sociedad Libero, no ha realizado el desembolso. El club asegura que ya ha demandado a Libero en los tribunales.

Joan Laporta y su equipo han estado buscando un nuevo socio que tome el relevo de Libero. Aunque se asegura que hay muchos inversores interesados, el anuncio no se ha producido y el tiempo se agota, pues las cuentas se cierran en junio.

Las posibles consecuencias financieras

Si al cierre del año actual, el próximo 30 de junio, Libero no paga o no aparece un inversor sustituto, el Barça debería reconvertir esos 400 millones registrados en las cuentas del año pasado en pérdidas, lo que le colocaría en una situación patrimonial contable inasumible. Además, reduciría su fair play financiero para los fichajes.

En conclusión, la gestión económica de Joan Laporta en el FC Barcelona enfrenta múltiples desafíos. Las negociaciones con Nike y la búsqueda de un nuevo socio para Barça Media son cruciales para la estabilidad financiera del club. La resolución de estos problemas determinará el futuro económico del Barça y su capacidad para competir al más alto nivel.

Más noticias