Deportes

El presidente del Athletic se resiste a dejar la poltrona

Aitor Elizegi se aferra al puesto como a un clavo ardiendo después de constatar el pensamiento que se tiene de él

El presidente del Athletic pretende aferrarse a la silla de Ibaigane cueste lo que cueste. Al menos eso se entiende después de analizar sus palabras tras el duro revés recibido en la Asamblea extraordinaria. La opinión de los socios parece no importar a un Aitor Elizegi que ha repetido por activa y por pasiva que no piensa en dimitir.

Un presidente del Athletic que salió a rueda de prensa para analizar cómo había transcurrido la Asamblea. Bueno, en realidad para decir lo que pensaba de la situación tan incómoda que vivió con el veredicto demoledor de los socios a la forma de trabajar de la actual directiva.

Presidente del Athletic
Presidente del Athletic en la Asamblea extraordinaria

Rechazo total al presidente del Athletic

Es evidente que Aitor Elizegi y toda su directiva tienen un problema gordo. Toda la vida han existido discrepancias con los presidentes en las juntas, pero no se recuerda un rechazo de semejante magnitud, en torno al 60 por ciento. Y eso que además estuvo representado en la votación el 82 por ciento de los censados, una cifra particularmente alta.

Pero el presidente del Athletic lo tiene claro. No está dispuesto a dimitir de ninguna de las maneras. “Por responsabilidad hacia los socios”, es el argumento que da el bueno de Elizegi. Cuando una nutrida representación de esos socios ya han dictado sentencia en la Asamblea.

El presidente del Athletic muy optimista

Realmente, con la situación que atraviesa el Athletic en lo deportivo y con el impacto económico de la pandemia, da la sensación de que únicamente es optimista el propio Elizegi. Ya que al ser cuestionado por los resultados de la Asamblea, el presidente mira al futuro con ilusión.

“Si vamos todos juntos somos un club capaz”, asegura un Elizegi que reconoce que ni siquiera ha pensado en cuál sería la reacción si en una próxima Asamblea vuelve a recibir un rechazo total de los socios del Athletic. Mientras tanto, él se aferra a la poltrona.

To Top