20 de abril de 2024 | 11:38

Deportes

Reflexión sobre la sostenibilidad del modelo Athletic Club de Bilbao

Miguel Castillo

6 de abril de 2023 | 11:14 am

El Athletic Club de Bilbao es más que un simple equipo de fútbol. Es una institución que forma parte de la identidad y cultura de muchas personas en el País Vasco. Sin embargo, en los últimos tiempos, ha surgido la inquietud sobre la sostenibilidad del modelo que sigue el club y si realmente es viable en el contexto actual del fútbol. La palabra clave en este análisis es la «reflexión sobre la sostenibilidad del Athletic«.

Un modelo en decadencia

El Athletic siempre se ha enorgullecido de su política de contratación de jugadores vascos o formados en la cantera, pero esta filosofía ha generado un mercado cada vez más limitado. La competencia con otros clubes de la región ha crecido, y la base de jugadores de donde se nutre el Athletic se ha reducido considerablemente.

Además, algunos jugadores jóvenes que destacan en el equipo parecen haber perdido la conexión emocional con la institución. Estos futbolistas, en lugar de mostrar gratitud y lealtad hacia el club que les ha dado una oportunidad, exigen salarios más altos y ponen en jaque la estabilidad financiera del Athletic.

La falta de reciprocidad y la pérdida de identidad

Uno de los pilares fundamentales del Athletic es la idea de que sus jugadores son parte de la comunidad y representan a los aficionados en el campo. Sin embargo, esta conexión se ha debilitado en los últimos años. Algunos futbolistas han adoptado un estilo de vida ostentoso y lejano a la realidad de la mayoría de los seguidores, lo que genera desilusión y desconexión entre el equipo y su afición.

La necesidad de un cambio de rumbo

Ante esta situación, es necesario replantearse el modelo actual del Athletic Club de Bilbao y buscar soluciones que permitan garantizar su sostenibilidad a largo plazo. La sostenibilidad del athletic debe incluir una discusión franca sobre si la política de contratación y la filosofía del club siguen siendo válidas en el contexto actual.

Quizás sea el momento de ampliar los horizontes del Athletic, permitiendo la incorporación de jugadores de otras regiones o países que compartan los valores del club y puedan aportar su talento al equipo como por ejemplo la diáspora o hijos de vascos, es decir reflexionar sobre la definición de quien es vasco. La apertura a nuevas posibilidades no implica abandonar la identidad y cultura del Athletic, sino adaptarse a un mundo del fútbol en constante evolución, adaptarse a un mundo global y en todo caso a una participación del socio mucho más directa en las decisiones importantes o de circunstancias concretas estilo Marco Asensio o el hijo de Aduriz.

La importancia de una directiva y dirección deportiva competente

Para llevar a cabo este proceso de reflexión y cambio, es fundamental contar con una directiva y una dirección deportiva que comprendan la importancia de adaptarse a los nuevos tiempos y estén dispuestas a tomar decisiones difíciles y audaces.

El Athletic Club de Bilbao necesita líderes que no se dejen llevar por el folklore y el autobombo, sino que sean capaces de tomar medidas eficaces para asegurar la sostenibilidad del club y su conexión con la afición.

Más noticias