14 de abril de 2024 | 1:29

Ocio & Cultura

Discoteca MOMA de Bilbao impide entrada a personas con gorra

Wilmer Ayala

9 de mayo de 2023 | 11:40 am

El papel del gerente en la gestión de la discoteca

La discoteca de Bilbao MOMA ha generado cierto revuelo al implementar una política en la que prohíbe la entrada a personas con gorra los jueves y viernes. Esta medida ha suscitado debate acerca de la discriminación y la gestión de los establecimientos nocturnos.

El gerente de un establecimiento nocturno es el responsable de marcar las reglas y establecer el estilo que se busca en función de cada local y fiesta. Según Carrillo, un experto en la materia, la política de entrada depende del tipo de discoteca y del público que se desee atraer.

En el caso de una discoteca ubicada en la Gran Vía de Bilbao, donde se espera un tipo de público diferente, no sería raro prohibir la entrada a personas en chándal o con gorra y que presenten malos olores.

La discoteca Moma y su política de entrada

La discoteca Moma de Bilbao ha implementado una política que prohíbe la entrada a personas con gorra los jueves y viernes. Según Carrillo, esta medida se debe a que esos días son considerados más universitarios y se ha observado que cierto tipo de público con gorra genera problemas en el local.

La prohibición de entrada con gorra es vista como una fórmula educada para negarles el acceso sin tener que decirles directamente que no pueden entrar debido a su apariencia o comportamiento. Al quitarles la gorra, estos individuos pierden la confianza y deciden no acudir al establecimiento.

¿Discriminación o gestión adecuada?

La medida adoptada por la discoteca Moma ha generado opiniones divididas. Por un lado, algunos consideran que se trata de una discriminación basada en la apariencia y el estilo de vestir, mientras que otros ven en esta política una manera de garantizar el buen ambiente y la seguridad dentro del local.

Un debate necesario

Este caso pone de manifiesto la importancia de abordar el tema de la discriminación y la gestión en los establecimientos nocturnos. Es necesario encontrar un equilibrio entre garantizar la seguridad y el disfrute de todos los asistentes y evitar caer en prácticas discriminatorias basadas en apariencias o estereotipos.

En última instancia, la gestión de cada discoteca es responsabilidad de sus propietarios y gerentes, quienes deben establecer políticas que se ajusten a sus necesidades y objetivos, sin olvidar el respeto y la inclusión de todos los clientes potenciales.

Más noticias