13 de junio de 2024 | 10:43

Ocio & Cultura

La parrilla negacionista de TeleCinco

Jesús Carames

30 de mayo de 2023 | 8:00 pm

El panorama televisivo español está experimentando un cambio radical. Específicamente, Telecinco, uno de los gigantes de la comunicación en España, se encuentra en el ojo del huracán. Recientemente, se le acusa de perpetuar una parrilla de programación con tendencias negacionistas, en la que la objetividad y la veracidad parecen haber sido dejadas de lado.

El Desayuno de los Espectadores: Ana Rosa Quintana

Comenzar el día con el programa de Ana Rosa Quintana es una tradición para muchos españoles. Sin embargo, a menudo se la critica por instigar miedo y desconfianza con titulares sensacionalistas que parecen más destinados a provocar una reacción emocional que a proporcionar información objetiva. La percepción de que «la que estornudes te van a okupar la casa«, no hace más que alimentar un clima de inseguridad y miedo.

La tarde con Pablo Motos

Por la tarde, Pablo Motos toma el relevo con su famoso programa El Hormiguero. Conocido por su formato ligero y entretenido, Motos ha recibido críticas por el tipo de invitados que recibe en su programa, en particular, por entrevistar a personajes con ideas políticas extremas. El espectáculo se convierte así en un escenario que puede normalizar discursos potencialmente dañinos entre risas y chistes de hormigas.

La Noche con Iker Jiménez

Finalmente, la noche trae a Iker Jiménez y su programa, donde a menudo se exploran teorías de la conspiración y fenómenos paranormales. Sus argumentos de que «hay un plan de los negros para reemplazar genéticamente a los europeos«, sólo sirven para perpetuar el miedo, la división y el racismo, a la vez que minimizan la importancia de la investigación y la evidencia científica.

La Necesidad de un Periodismo Responsable

El papel de los medios de comunicación es crucial para proporcionar información veraz y objetiva. Sin embargo, la línea entre la información y el entretenimiento se está volviendo cada vez más borrosa, y los mensajes alarmistas y polarizantes se están convirtiendo en el pan de cada día. Es por ello que se hace necesario recalcar la importancia de un periodismo responsable y ético, que no sólo informe, sino que también fomente el respeto y el entendimiento mutuo.

Más noticias