27 de febrero de 2024 | 5:45

Ocio & Cultura

Las perseidas en Bizkaia

María José Gonzalez

7 de agosto de 2023 | 11:24 am

Las Perseidas, conocidas también como las «Lágrimas de San Lorenzo», son una de las lluvias de meteoros más populares y esperadas del año en el hemisferio norte. Este fenómeno, visible desde el 17 de julio hasta el 24 de agosto, brinda un espectáculo único que se repite anualmente y se puede apreciar en su máximo esplendor el 12 de agosto.

Un Viaje Estelar hacia Perseo

En realidad, cuando hablamos de las Perseidas, nos referimos a una «lluvia de meteoros». Estos pequeños fragmentos proceden de los escombros dejados por el cometa Swift-Tuttle en su órbita alrededor del Sol. Al ingresar en la atmósfera terrestre, los meteoros se desintegran y provocan un destello de luz, conocido popularmente como «estrella fugaz».

La denominación «Perseidas» proviene de la constelación de Perseo, punto del cielo desde donde parecen surgir los meteoros, aunque su origen es el mencionado cometa. Esta ilusión óptica, conocida como efecto de perspectiva, da lugar al nombre de este fenómeno.

El Pico de las Lágrimas de San Lorenzo

Cada año, el pico máximo de actividad de las Perseidas ocurre alrededor del 12 de agosto. Durante esta noche, los espectadores pueden esperar ver decenas de meteoros por hora, convirtiéndose en un espectáculo astronómico inolvidable.

El apodo de «Lágrimas de San Lorenzo» proviene de la coincidencia de la festividad de San Lorenzo con el máximo de la lluvia de meteoros. Según la leyenda, las lágrimas que derramó el santo durante su martirio se convirtieron en estrellas al llegar al cielo.

La Importancia de un Cielo Despejado

Para disfrutar al máximo de las Perseidas, es recomendable alejarse de las grandes ciudades y buscar un lugar con cielo despejado y sin contaminación lumínica. Las luces artificiales pueden dificultar la observación de los meteoros, por lo que cuánto más oscuro sea el entorno, mejor se podrá apreciar este fenómeno.

Además, no se necesita ningún tipo de equipamiento especial para ver las Perseidas, aunque un par de binoculares o un telescopio pueden ayudar a observar más detalles. Lo más importante es la paciencia: acuéstese en una silla reclinable o en una manta y mire al cielo. Con un poco de suerte, podrá presenciar un espectáculo cósmico maravilloso.

Las Perseidas nos brindan anualmente un hermoso recordatorio de la inmensidad del universo que nos rodea. No pierda la oportunidad de disfrutar de este espectáculo celestial: el próximo 12 de agosto, mire al cielo y déjese sorprender por las lágrimas de San Lorenzo.

Más noticias