4 de marzo de 2024 | 9:59

Bizkaia

La Diputación de Bizkaia proyecta un ambicioso plan forestal

Jesús Carames

1 de abril de 2016 | 10:38 am

La Diputación Foral de Bizkaia va a destinar 3.512.000 euros a las ayudas con las que persigue fomentar la conservación, mejora y desarrollo de los bosques de nuestro territorio con medidas de apoyo relacionadas con la estrategia forestal europea. Una estrategia que tiene como principal objetivo atender las prioridades que ha establecido la Unión Europea para el desarrollo rural y que en el ámbito forestal consisten en restaurar, conservar y mejorar los ecosistemas dependientes de la silvicultura, mejorar la eficiencia de los recursos, luchando contra el cambio climático y contribuyendo a la transferencia de conocimientos, la innovación en la selvicultura y la mejora de la competitividad del sector.

El decreto que regula estas ayudas se adapta a lo establecido en el Plan de Desarrollo Rural del País Vasco 2015-2010 cofinanciado por la Unión Europea y, por tanto, ejecuta lo establecido en dicho programa en el ámbito forestal. Así, este decreto establece que se subvencionarán medidas relacionadas con:

  • La forestación o creación de superficies forestales. En este caso, las subvenciones a recibir dependerán del tipo de especie a plantar en estas superficies. En el caso de las especies de ciclo corto, se concederá entre el 40% y el 70% de la inversión, mientras que en el caso de especies de ciclo medio, este porcentaje variará entre el 40% y el 80%. La subvención será mayor (de entre el 70% y el 90% de la inversión) si lo que se planta son especies de ciclo medio frondosas autóctonas y alcanzará entre el 85% y el 95% si se realiza la forestación con especies de ciclo largo.
  • La implantación de sistemas agroforestales, entre las que se incluyen la conversión de bosques a sistemas agroforestales, la reposición de marras del primer año o los desbroces del sistema agroforestal durante los cinco primeros años.
  • El apoyo a la prevención de daños causados por incendios, desastres naturales, catástrofes y enfermedades o plagas forestales, mediante tratamientos fitosanitarios preventivos públicos, la realización de actuaciones silvícolas preventivas (aclareos, desbroces, podas, resalveos, retirada de restos de poda…) y de prevención de incendios (cortafuegos, desbroce de taludes…) y la construcción de infraestructuras de fijación de terrenos contra la erosión y los deslizamientos.
  • Las inversiones para incrementar la capacidad de adaptación y el valor medioambiental de los ecosistemas forestales en Montes de Utilidad Pública (MUPs), como las inversiones en áreas recreativas y la señalética en senderos o la elaboración de Planes de Ordenación y Planes de Gestión Sostenible o la certificación de la gestión sostenible en montes de gestión pública, entre otras.
  • Las inversiones en tecnologías forestales y en transformación y movilización de productos forestales. En estas medidas se incluyen la elaboración de Planes de Gestión Forestal Sostenible y Planes Técnicos de Gestión Forestal Sostenible en montes de titularidad privada, los levantamientos topográficos, o la compra de maquinaria forestal para el apeo, recolección y desembosque.
  • Las inversiones en infraestructuras para el desarrollo, modernización o adaptación del sector forestal, como la construcción y adecuación de pistas forestales o la adecuación de pequeñas infraestructuras en pastos de montaña de uso común o colectivo en MUPs, como abrevaderos, pasos canadienses , refugios-chabolas o cierres de pastos.

Principales aspectos a destacar de estas subvenciones

Estos apoyos al sector forestal han sido consensuados con las asociaciones más representativas del mismo y dentro de todos ellos, cabe destacar que se mantienen las ayudas especiales para el aprovechamiento de masas adultas que han alcanzado su turno para su posterior repoblación. Esta medida permite dinamizar el mercado de la madera y, al mismo tiempo, evitar los riesgos sanitarios que puede suponer la presencia de estas masas forestales en nuestros montes.

Asimismo, estas ayudas refuerzan las medidas preventivas contra incendios forestales, ya que a todos los trabajos selvícolas a realizar en las plantaciones forestales se les ha dado este tratamiento, incorporándolos en una de las medidas, lo que ha supuesto un incremento en el número de los desbroces subvencionables a realizar en las plantaciones de bosques productivos privados. Esto contribuirá a tener unos montes con menor carga combustible vegetal y, por tanto, más resistentes a los incendios forestales, a una menor ocurrencia de episodios con fuego y, en caso de que se produzcan incendios, a que éstos sean de menor intensidad. En esta misma línea, se han incorporado las podas en altura para ejemplares de entre 12 y 18 años, en función de la especie, lo que mejorará la calidad de las plantaciones y permite una discontinuidad vertical preventiva que evitará que los incendios se propaguen a las copas de los árboles.

También se mantiene una medida de movilización de la madera, subvencionando la corta de las masas adultas que superan los 40 años a condición de que se realice una posterior repoblación con frondosas o coníferas. Ésta es una de las medidas más efectivas en la regeneración y rejuvenecimiento del macizo forestal de nuestro Territorio y genera actividad económica al sector de la transformación forestal y, por lo tanto, crea también empleo.

El plazo para solicitar estas ayudas concluye el 31 de mayo, salvo en el caso de las relacionadas con la elaboración de los Planes de Gestión Forestal Sostenible y de los Planes Técnicos de Gestión Forestal Sostenible Simples en montes de titularidad privada, levantamientos topográficos, deslindes y amojonamientos, que finalizará el 23 de septiembre. Asimismo, las ayudas  relacionadas con la recuperación de los daños causados por desastres naturales podrán solicitarse cuando ocurran estos desastres y en el plazo de un mes desde que tengan lugar.

La concesión de todas estas ayudas está condicionada a que las y los propietarios de las masas forestales presenten un Plan de Gestión Sostenible de sus parcelas para garantizar que las actuaciones que se llevan a cabo en los montes de Bizkaia cumplen con los estándares medioambientales y de sostenibilidad que establece la certificación forestal.

Más noticias